Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tiroteo de Orlando abre de nuevo el debate sobre el control de armas en Estados Unidos

El tiroteo que la madrugada de este domingo ha dejado al menos 50 muertos y 53 heridos en Orlando ha abierto de nuevo el debate sobre el control de armas en Estados Unidos, uno de los temas que más divide a republicanos y demócratas, aunque este debate podría no traducirse necesariamente en ningún cambio de dinámica en el Congreso.

Los demócratas, por su parte, siguen pidiendo control de armas en un país que, tan sólo este año, ha vivido 173 tiroteos masivos. En el otro lado de la balanza, los republicanos continúan culpado al "terrorismo islámico radical".
Este mismo domingo, el virtual candidato republicano Donald Trump arremetió contra el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al que señaló de ser incapaz de pronunciar esas palabras que han utilizado los republicanos.
"¿Mencionará finalmente el presidente Obama las palabras 'terrorismo islámico radical'? Si no lo hace, debería dimitir inmediatamente", aseguró Trump, a través de su cuenta oficial de Twitter. "Nuestro liderazgo es débil e ineficaz", ha criticado.
En el mismo sentido se expresó hacia su previsible rival en la carrera a la Casa Blanca, la demócrata Hillary Clinton, a quien instó a abandonar la contienda "si sigue siendo incapaz de decir las palabras 'islam radical'".
La perspectiva de Trump contrasta considerablemente con la del senador demócrata de Connecticut Chris Murphy, quien ha vuelto a traer a colación el fracaso del Congreso a la hora de establecer medidas de control de armas.
"El Congreso se ha convertido en cómplice de estas muertes por su total e inconscientemente atronador silencio", ha asegurado en un comunicado, recogido por la cadena CNN. "Esto no tenía que haber ocurrido, pero esta epidemia no tendrá fin si el Congreso sigue sentado de brazos cruzados sin hacer nada, una vez más", ha criticado.
El candidato demócrata Bernie Sanders, que también ha condenado el ataque, ha pronunciado comentarios en una línea similar, durante la emisión de 'Meet the Press' de la NBC. "No deberíamos vender armas automáticas diseñadas para matar a gente", ha asegurado.
"Tenemos que hacer todo lo que podamos para asegurarnos de que las armas no caen en manos de gente que no debería tenerlas, de criminales, de gente que está mentalmente enferma. Así que la batalla continúa", ha añadido.