Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes europeos avanzan pese a las diferencias en una 'hoja de ruta' con la seguridad como prioridad

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, a excepción de Reino Unido, diseñan este viernes una 'hoja de ruta' con las respuestas que deben ofrecer de aquí a marzo para garantizar un refuerzo de fronteras que asegure el control de la migración y la lucha antiterrorista; si bien dejarán para más adelante el calendario y las medidas concretas a emprender para esa respuesta.
El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, pidió a los líderes un debate "brutalmente honesto" en Bratislava, y el resultado ha sido, según han definido fuentes europeas, una charla en la que se han visto las "diferencias" que existen entre los socios, pero sin espacio para los "ataques".
"Ha sido un debate franco, pero sin reproches", han añadido las fuentes, que describen el ambiente de la primera sesión de trabajo de "solemne" y admiten que algunas expresiones como la que se refiere a "evitar que se repita el caos" migratorio de 2015 han molestado a algunas delegaciones y podrían desaparecer del mensaje final.
En cualquier caso, la conversación ha permitido esbozar el camino que deberán seguir en los próximos seis meses, hasta que vuelvan a verse en marzo, en Roma, para celebrar los 60 años del proyecto europeo.
También ha quedado claro que la "prioridad absoluta" es el control de las fronteras --en el plano de la seguridad y migratorio--, por delante de otras cuestiones que también les preocupan en lo económico y lo social.
Una de las primeras reacciones será la respuesta a la petición de ayuda de Bulgaria por sus dificultades para contener el paso en su frontera con Turquía, para lo que ha solicitado hasta 200 efectivos a los Estados miembros y 160 millones de euros.
Una serie de líderes han expresado este viernes su "compromiso" de aportar medios humanos y materiales para apoyar a Bulgaria, aunque fuentes europeas descartan que de la cita informal en Bratislava salga una cifra común de la UE y advierten de que no se ha hablado de contribuciones económicas.
La reunión a 27, en cualquier caso, tiene carácter informal por lo que no podrán salir decisiones de ella, y las responsabilidades que asuman este viernes los jefes de Estado y de Gobierno deberán ser perfiladas y refrendadas en su próximo cita formal, los días 20 y 21 de octubre en Bruselas, cuando estén los Veintiocho.
También tendrá continuidad en una nueva cumbre informal en Malta, probablemente a principios de febrero, durante el semestre en que este país ocupará la presidencia de turno de la UE.
BREXIT
Aunque el encuentro de Bratislava se programó para elaborar un "diagnóstico realista" de las causas del desapego de los ciudadanos y para "reflexionar" sobre el futuro de la Unión Europea cuando se produzca la salida de Reino Unido, desde el equipo de Tusk insisten en que las negociaciones para el 'Brexit' no han sido parte de la discusión.
El presidente del Consejo ha informado a los líderes de sus últimos contactos con Londres, pero los 27 mantienen la posición oficial de negar cualquier negociación o diálogo hasta que el Gobierno de Theresa May no active el proceso de divorcio.
Tampoco el plan franco-alemán para reimpulsar el proyecto de una Defensa europea ha sido tratado en "detalle" por los mandatarios, aunque sí se ha abordado, según las fuentes consultadas.