Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes de la UE se reúnen este viernes para fijar una agenda de "seguridad y orden" frente al populismo

Los líderes europeos se reúnen este viernes sin la presencia de Reino Unido para tratar de fijar la 'hoja de ruta' de la futura Unión Europea a 27, con el foco puesto en devolver a los europeos la sensación de "seguridad y orden" con la que aspiran a frenar el avance del populismo y evitar el contagio del 'Brexit' a otros Estados miembros.
"Necesitamos garantizar a los ciudadanos que somos capaces de devolver la estabilidad, el sentido de seguridad y una protección eficaz", ha adelantado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la víspera de la cumbre informal de Bratislava.
Para ello, ha añadido, es necesario un "diagnóstico realista" de las causas que llevaron a los británicos a decidir abandonar el bloque e identificar las consecuencias de este divorcio para Europa.
En su ronda de contactos previos con las capitales, Tusk alertó del hartazgo de los ciudadanos y de la necesidad de recuperar su confianza. Para ello, dijo, la UE deberá "recuperar el control de sus fronteras" y corregir la imagen de "apertura irracional" que ha mostrado en el pasado.
Bratislava no será el lugar de decisiones de calado, pero sí el espacio para un debate "honesto", "franco", aunque ello suponga discusiones "difíciles" entre los socios, han resumido fuentes europeas.
La distancia entre las propuestas de los líderes ha quedado patente esta semana, cuando un ministro de Luxemburgo planteó expulsar a Hungría de la UE por su dura política migratoria.
En un momento en el que, además, el plan original de compartir solidariamente el peso de la acogida de los refugiados que llegan de manera irregular a suelo comunitario ha ido perdiendo fuerza, y se ha afianzado el rechazo de los países del Este.
"Nuestra prioridad ha de ser la seguridad, la seguridad de nuestras fronteras, la seguridad frente a las amenazas exteriores", ha resumido el presidente francés, François Hollande, tras una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel.
La amenaza terrorista y el temor a la globalización también serán claves de la reflexión en Bratislava.