Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las 103 niñas liberadas por Boko Haram tras ser secuestradas en 2013 volverán a la escuela en septiembre

Las 103 niñas secuestradas en 2013 en la localidad de Chibok y liberadas de manos de la secta islamista Boko Haram volverán a la escuela en septiembre, según ha anunciado este jueves la ministra de Asuntos de la Mujer y Desarrollo Social, Aisha Alhasán.
El grupo está integrado por las 21 niñas liberadas por el grupo extremista en 2016, así como por las 82 puestas en libertad la semana pasada tras un acuerdo de excarcelación de presos de Boko Haram.
"Las 21 niñas (liberadas en 2016) dijeron en un primer momento que no querían volver a la escuela en Chibok, pero tras los procesos de rehabilitación y reintegración, están preparadas para volver a la escuela en septiembre", ha dicho Alhasán.
"Las niñas han pasado gran parte del proceso de reintegración que hará que estén preparadas para volver a la escuela", ha asegurado, agregando que "están preparadas a nivel psicológico".
Asimismo, ha defendido que las autoridades "no están alejando a las niñas de sus padres --en referencia a las recientemente liberadas--, pero hay que mantenerlas alejadas de los medios durante un tiempo para evitar preguntas que puedan hacerles".
Por otra parte, ha recalcado que "hay negociaciones en marcha para intercambiar a las niñas (que siguen en manos del grupo) por detenidos de Boko Haram", según ha informado el diario local 'The Nation'.
El martes, líderes comunitarios de Chibok reclamaron al Gobierno que libere a todas las niñas secuestradas, "quieran o no", después de que un mediador en las últimas liberaciones dijera que algunas se negaron a ser incluidas en el grupo que fue entregado a las autoridades.
"Las niñas deben ser rescatadas, quieran o no. Deben sacarlas a la fuerza, igual que fueron raptadas a la fuerza. Igual que su mente fue cambiada por Boko Haram, cuando vuelvan con nosotros cambiará otra vez", dijo Hosea Tsambido, presidente de la comunidad de Chibok en la capital nigeriana, Abuya.
Asimismo, resaltó que no aceptarán las afirmaciones del mediador, argumentando que podrían ser usadas por el Gobierno para poner fin a las operaciones de rescate de las niñas que siguen secuestradas.
El mediador y abogado Zanna Mustafá aseguró el lunes que algunas de las niñas se negaron a volver a casa, lo que ha aumentado los temores de que hayan podido radicalizarse durante su estancia con los yihadistas y tengan miedo o vergüenza de volver a casa.
Los milicianos de Boko Haram liberaron el pasado sábado a 82 de las 200 niñas que secuestraron en abril de 2014 de un colegio en el noreste de Nigeria. La liberación se ha producido de forma negociada a cambio de la excarcelación de un número indeterminado de miembros del grupo.
La liberación de este fin de semana ha sido un espaldarazo para el presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, que convirtió la lucha contra Boko Haram en uno de los pilares de su campaña electoral. El mandatario ha prometido que su Gobierno logrará llegar a un acuerdo para liberar a todas las niñas.
El Ejército nigeriano ha logrado numerosos avances en los últimos meses ante el grupo extremista --que juró lealtad en 2015 al grupo yihadista Estado Islámico--, que ha respondido incrementando sus atentados contra civiles y miembros de las fuerzas de seguridad.
Boko Haram surgió en 2002 y siete años más tarde lanzó una ofensiva militar tras la muerte bajo custodia de su hasta entonces líder, Mohamed Yusuf, que ha dejado miles de muertos.