Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los laboristas acusan a May de instrumentalizar políticamente el atentado de Londres

La portavoz de Exteriores del Partido Laborista, Emily Thornberry, ha reprochado a la primera ministra británica que haya aprovechado el atentado perpetrado este sábado en Londres para proponer cuatro medidas que no son de aplicación inmediata y por tanto suponen un incumplimiento del acuerdo para paralizar la campaña electoral hasta el lunes.
"Nada de lo que propone en el plan de cuatro puntos son medidas inmediatas, así que lamento el momento elegido. Hay un acuerdo entre los partidos para no hacer campaña hasta esta tarde o mañana", ha afirmado en declaraciones a la emisora de radio BBC 4.
Para Thornberry, "salir a las escaleras del 10 de Downing Street inmediatamente después de esta indignación no es algo que se pueda esperar". "Tenemos que hacer más, pero también tenemos que ser cuidadosos porque aún hay gente que no sabe que un ser querido ha muerto", ha argumentado.
Otras voces cercanas al líder laborista, Jeremy Corbyn, han sido más contundentes. "La gente verá estas declaraciones de Theresa May como lo que son: una politización de un atentado terrorista porque tiene miedo de perder las elecciones", ha apuntado a través de Twitter Matt Zarb-Cousin, jefe de prensa de Corbyn hasta hace unos días.
Zarb-Cousin ha reprochado a May que ha tenido seis años como ministra del Interior para haber hecho lo que propone ahora. "No ha podido proteger al pueblo británico de los terroristas", ha apostillado, al tiempo que ha destacado los recortes en el gasto policial y la financiación del MI5 del Gobierno conservador.
En su intervención de este domingo, May ha abogado por cambios en la estrategia antiterrorista y se ha referido en concreto a un endurecimiento de las penas por terrorismo y a nuevas normativas para regular Internet. La tercera propuesta es impulsar las medidas para identificar y extirpar el extremismo de la sociedad británica y la cuarta es mejorar la estrategia antiterrorista.
Este planteamiento va mucho más allá del programa electoral conservador para las elecciones de este jueves, 8 de junio, que defiende un enfoque basado en la colaboración con la sociedad civil "de forma parecida a como se combatió el racismo en el siglo XX".