Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La justicia europea niega el derecho al incesto a dos hermanos alemanes

Patrick y Susan han tenido cuatro hijos juntos y dicen que están enamorados

La polémica sobre el incesto se ha reavivado en Alemania con el caso de Patrick Stuebing y Susan Karolewski, dos hermanos que confesaron estar enamorados y tuvieron cuatro hijos juntos. La pareja ha acudido al Tribunal Europeo de Derechos Humanos que ha rechazado su alegación afirmando que el país germano está en su derecho de prohibir el incesto.
Patrick Stuebing y Susan Karolewski acudieron al tribunal europeo, según informa el diario Daily Mail, defendiendo su derecho a la vida privada y familiar, que según ellos fue violado cuando los tribunales alemanes encarcelaron a Steubing durante 14 meses en 2005.
Pero el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en Estrasburgo, ha fallado en contra de los hermanos afirmando que el Gobierno de Alemania tiene derecho a prohibir el incesto.
El caso ha levantado una gran polémica en Alemania y varias voces piden que el país se una a otros como Francia, Turquía, Japón y Brasil en donde las relaciones sexuales entre parientes son legales.
Además, el tribunal europeo reconoce que Susan no fuese condenada porque tiene un trastorno de la personalidad y es sólo parcialmente responsable por sus acciones.
Patrick vivió en un centro de acogida desde los tres años y a los siete se fue a vivir con su familia adoptiva a Potsdam, cerca de Berlín. Hasta los 20 años no localizó a su familia natural y no conoció a su hermana, Susan, de 16 años. En el año 2000 murió su madre biológica y su relación se intensificó, un mes después comenzaron a tener relaciones sexuales.
La pareja de hermanos ha tenido cuatro hijos entre el año 2001 y el 2005, dos de los cuales son discapacitados. Los niños están bajo la tutela de los servicios sociales alemanes.
El tribunal europeo sustenta su fallo en "la protección del matrimonio y la familia" y en "el riesgo de un daño importante" en los hijos nacidos del incesto.