Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La madre de Reeva Steenkamp perdona a Oscar Pistorius

Oscar Pistorius con su abogado Barry RouxGtres

Continúa el juicio al atleta Oscar Pistorius, por la muerte de la modelo sudafricana Reeva Steenkamp, retransmitido como si de un reality show se tratase. El pasado martes, la madre de la fallecida, June Steenkamp, aseguraba que no tenía problema en perdonar al presunto asesino de su hija: "Para mí es importante perdonarle, porque no quiero vivir el resto de mi vida con amargura, que acabará volviéndose contra mí. No le deseo ningún mal".

Oscar Pistorius se ha declarado en todo momento no culpable de que asesinara a su novia premeditadamente y siempre ha asegurado que el crimen ocurrido durante el día de 14 de febrero del año 2013, día de San Valentín, fue en defensa propia ya que se pensaba que había un intruso en el domicilio.
Cosa que no piensa en todo momento la acusación, la cual cree que el asesinato ocurrió tras una fuerte discusión entre Pistorius y Reeva Steenkamp. 17 días son los que durará dicho proceso y el primer día ya ha contado con el testimonio de uno de los 107 testigos listados para el juicio celebrado en el Tribunal Superior de Pretoria. Fue una vecina de la pareja que vivía a exactamente 177 metros de la vivienda de Pistorius quién explicaba que en el día de los hechos escuchó "gritos espeluznantes".
Michell Burger, nombre de la testigo comentaba también que: "Se podían oír gritos que hielan la sangre. No se puede traducir en palabras, la ansiedad en su voz y el miedo. Te dejan frío".
La defensa usa una estrategia arrolladora ante los testigos
Sin embargo, en el segundo día del juicio, la defensa del atleta ha optado por una actitud agresiva contra esta testigo. Barry Boux, el abogado defensor de Pistorius ha ejercido tanta presión hacia Michell Burger, que esta ha acabado por llorar en el juicio. El abogado puso en cuestión la veracidad de su testimonio y la gran capacidad que tiene para alcanzar a distinguir a 177 metros de distancia los gritos de un hombre y de una mujer. Michell Burger ante la presión ejercida por el abogado defensor no pudo aguantar el llanto y se reafirmaba en que sabía lo que había dicho, tal y como informa el diario Mundo Deportivo.
El testimonio de esta mujer y vecina de Oscar Pistorius se complementa con el de otra vecina, Estelle van der Merwe, desde cuya casa se puede vislumbrar la casa del atleta, que también escuchó gritos tal y como explica Mundo Deportivo: "Hubo una discusión de una hora, que acabó cuando sonaron los disparos. No pude entender en qué lengua, ni qué decían, pero sé que discutían". Aunque poco después, la defensa también intentaba echar por tierra este testimonio.
Las familias de Pistorius y Reeva inician acercamiento
Increíble pero cierto, siempre dicen que es mejor una reconciliación que vivir en el odio permanente, y así ha sido. El pasado martes, la madre de la fallecida, June Steenkamp, aseguraba que no tenía problema en perdonar al presunto asesino de su hija: "Para mí es importante perdonarle, porque no quiero vivir el resto de mi vida con amargura, que acabará volviéndose contra mí. No le deseo ningún mal", comentaba a la NBC.
El día de antes, la propia prensa sudafricana contaba que, en un receso del juicio, el hermano del exatleta, se acercaba a abrazar a June y la daba un beso como pudo saber City Press.
Piatorius usó un arma en un restaurante justo un mes antes del crímen
Las cosas pueden complicársele y mucho a Oscar Pistorius ya que según comentaba un testigo amigo del atleta, el boxeador Kevin Lerena, durante estos pasados días del juicio, él y otros amigos más estuvieron comiendo en un restaurante de Johannesburgo. Durante esa comida, Pistorius recibió de su amigo Darren Fresco su pistola, disparando de manera accidental una bala que quedó en la recámara.
Tal y como informa Diariolibre.com, el estallido hizo que el restaurante quedara en un silencio absoluto. Mientras que Lerena ha declarado en el juicio esto, el dueño del local -que también estaba citado para declarar- ha alegado que cuando ocurrió el incidente, el propio Fresco explicó que se le había caído el arma por la pernera del pantalón. Al poco tiempo abandonaron el local. Según Lerena, Pistorius le dijo a su amigo que dijera que había sido Fresco el causante del disparo ya que si no, la prensa enseguida lo publicaría. Todo los intentos por parte del atleta paralímpico, fueron nulos ya que tres días después los medios de comunicación implicarían a Pistorius.
Aun queda un largo recorrido en este juicio que, parece más un reality show que otra cosa, promete muchas reacciones.