Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un joven de 22 años, segundo fallecido por las protestas en Turquía

Un joven de 22 años de edad ha muerto a última hora del lunes al ser atacado por un hombre armado en Antakya, capital de la provincia de Hatay, ubicada en el sur de Turquía. Se trata de la segunda víctima mortal por las protestas contra la construcción de un centro comercial en la plaza Taksim de Estambul.

El diario 'Today's Zaman' ha indicado que se trata de Abdulá Cömert, que fue disparado por un hombre armado cuando participaba en una manifestación en defensa de la plaza Taksim. Al parecer, resultó herido de gravedad y murió en el hospital.
La Oficina de la Gobernación de Hatay ha emitido un comunicado en el que ha confirmado que un manifestante fue atacado al filo de la medianoche del martes durante una protesta en Antakya y ha anunciado una investigación sobre el suceso.
Por otro lado, la prensa turca ha informado de que un miembro del gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) ha sido apuñalado en la noche del lunes por un grupo de manifestantes en Estambul, pero todavía no hay confirmación oficial.
Con Cömert ascienden a dos los fallecidos por la protestas en defensa de la plaza Taksim, ya que fuentes médicas confirmaron ayer que Mehmet Ayvalitas, de 20 años, murió después de que un taxista arrollara con su automóvil a un grupo de manifestantes en una autopista de Estambul.
Este martes arranca la quinta jornada de protestas, que comenzaron de forma pacífica, pero se radicalizaron el pasado viernes, contra la decisión de las autoridades turcas de destruir el parque de la plaza Taksim para construir un centro comercial.
El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, anunció el pasado domingo que no se construirá el centro comercial en Taksim porque "no hay ningún proyecto concreto", pero insistió en derruir el Centro Cultural Atatürk para erigir un teatro o una mezquita.