Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Japón, el país donde las personas prefieren el sexo virtual

anime, pornografía, novia virtualcuatro.com

La población japonesa decreció a niveles alarmantes el pasado año hasta el punto de que el Gobierno está estudiando crear la figura de los consejeros sexuales para estimular los matrimonios en el país. Casi la mitad de las mujeres de hasta 24 años detesta el sexo o no tiene ningún interés y el 25% de los hombres está en la misma situación. Los habitantes del imperio del sol naciente prefieren el celibato y el sexo virtual.

Una reciente encuesta reveló que la falta de interés en el sexo están llevando a Japón al borde de la catástrofe nacional, como ya alertan algunos políticos nipones.
La tasa de fallecidos comenzó a aumentar desde 2007, al mismo ritmo que declinaban los nacimientos.
Sin embargo, el asunto comenzó a preocupar a los expertos a partir de 2012 cuando una encuesta reveló que la población de Japón se había reducido en un récord de 0,22%, hasta los 127.515 millones de habitantes.
Estos son los números, la realidad confirma que los menores de 40 años, en edad fértil, no tienen interés en mantener relaciones sentimentales a la manera tradicional, ni salir en pareja, ni tener hijos, según el portal de DigitalJournal.
Un sondeo reciente reveló que un 46% de las mujeres entre 16 y 24 años detestan o no están interesadas en teneer relaciones sexuales, mientras que el porcentaje de hombres en esta situación superaba el 25%.
El declive de las relaciones estables en Japón ha abierto un interés cada vez mayor por la pornografía en internet y las novias virtuales.
Sekkusu shinai shokogun, así llaman en Japón el "síndrome de celibato" que parece estar apoderándose de los jóvenes japoneses y que el gobierno interpreta como una catástrofe nacional.
Japón tiene una población de unos 126 millones, pero frente a la caida de la tasa de natalidad que experimenta, se calcula que el país perderá un tercio de su población para 2060.