Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La isla donde se prohíbe entrar a la mujeres, propuesta Patrimonio de la Humanidad

La isla donde se prohíbe entrar a la mujeres, propuesta Patrimonio de la HumanidadGoogle Maps

La UNESCO ha propuesto nombrar a la isla japonesa de Okinoshima como Patrimonio de la Humanidad uniéndose a los 21 bienes culturales que ostenta Japón. La isla es un gran santuario regido por estrictas normas de conducta.

Okinoshima es pequeña isla, de tan solo 80 hectáreas situada al suroeste de Japón que preserva una de las religiones más antiguas del mundo, el sintoísmo, un nativa religión japonesa. Según The Japan News, Okinoshima es un lugar donde se celebran numerosos rituales, y donde los tabúes estrictos de la antigüedad aún perduran, incluyendo la prohibición de entrada en la isla a cualquier mujer.
La isla es todo un santuario donde los monjes que viven allí crean las pautas que han de seguirse en su territorio. Para estos monjes, la sangre es señal de impureza, razón por la que las mujeres, debido a la menstruación, no pueden acceder a la isla.
Si por el contrario eres hombre, no lo tiene mucho más fácil, ay que solo pueden acceder a la isla un día al año, el 27 de mayo. Previamente tiene que desnudarse completamente para la realización de una limpieza espiritual. Tan solo 200 hombres podrán visitar la si la cada año.
La UNESCO ha propuesto esta pequeña isla como Patrimonio de la Humanidad, algo que ha levantado numerosas oposiciones debido a las arraigadas creencias que en ella se practican estrictamente. Su aprobación está aún pendiente, y se llevará a cabo en Polonia este verano.
Los monjes que viven en la isla serían los primeros interesados en no querer que esta proclamación se produzca. "No abriríamos Okinoshima al público incluso si es inscripta en la UNESCO como patrimonio cultural porque la gente no debería visitarla por curiosidad", explicó Takayuki Ashizu, al medio japonés.
Ante la decisión de la UNESCO, Japón ha propuesto a la organización otros sitios como  Kumamoto o Nagasaki como patrimonio cultural y las islas de Kagoshima y Okinawa como sitios de patrimonio natural.