Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando ir al colegio supone jugarse la vida

Hay lugares en el mundo en los que llegar a la escuela es una auténtica odisea. Habíamos visto situaciones difíciles para miles de niños que viven en lugares inaccesibles, pero nada supera lo que hemos encontrado en Vietnam, donde, el objetivo de estos niños es llegar seco a la otra orilla. Y como no hay puentes, nada mejor que una bolsa. Los pequeños se meten en ella y a cruzar. Un viaje agobiante según aumenta el nivel del agua. Hay zonas donde el agua le llega a su portador hasta el cuello. Si hay que pasar una moto, el método es mantenerla en alto con varios palos. Hasta la maestra se mete en la bolsa. Rápidamente queda cubierta de agua.