Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres jueces franceses viajarán a Ramala para intentar exhumar a Arafat

Investigan si el líder palestino murió por envenenamiento con polonio 210, una sustancia altamente radiactiva

Un grupo formado por tres jueces franceses se está preparando para viajar a  Ramala para intentar lograr la exhumación del cadáver del expresidente de la Autoridad Palestina Yasser Arafat.
Los expertos se trasladarán la localidad cisjordana en el marco de la investigación sobre si su muerte fue provocada por un envenenamiento por polonio 210, una sustancia altamente radiactiva.
El 28 de agosto, un tribunal de Nanterre decidió la apertura de una investigación judicial para aclarar la muerte del exmandatario. La investigación, catalogada como una información judicial por asesinato, es la respuesta del tribunal a la demanda interpuesta el pasado 31 de julio por la viuda del 'Rais', Suha Arafat.
Los magistrados necesitarán la aprobación de Israel y la Autoridad Palestina, aunque el presidente palestino, Mahmud Abbas, ya ha expresado su voluntad de exhumar el cadáver de Arafat.
Suha Arafat ha confirmado a través de un comunicado enviado a la agencia británica de noticias Reuters que los tres jueces han comunicado a su abogado que han iniciado los procesos necesarios para viajar a Ramala.
"Pido respetuosamente a la Autoridad Palestina y la Liga Árabe que suspendan todas las iniciativas mientras el sistema judicial francés investiga el caso, en vez de que actúen junto a él", ha agregado. En este sentido, ha subrayado que la investigación francesa "ha de tener preferencia a causa de sus garantías incontestables de independencia y neutralidad".
 La viuda de Arafat presentó en Francia una demanda por asesinato y se constituyó como parte en la acusación. La cadena de televisión qatarí Al Yazira reabrió el debate sobre las causas de la muerte de Arafat tras tener acceso a los resultados de los exámenes forenses elaborados por un laboratorio suizo, que, por vez primera, apuntaban a la hipótesis que el 'Rais' hubiera muerto víctima de un envenenamiento por polonio 210, la misma sustancia que mató al exespía ruso Alexander Litvinenko en Londres en 2006.
Según este medio, las pruebas realizadas por el Instituto Radiofísico de Lausana han revelado la presencia de esta sustancia altamente radioactiva en la ropa, el cepillo de dientes y la 'kefiya' (el pañuelo tradicional) que siempre llevaba Arafat.
Tras los resultados de esas pruebas, la Autoridad Palestina decidió autorizar la exhumación del cadáver del líder del movimiento político palestino y ese mismo instituto suizo anunció el viernes pasado que había sido autorizado para examinar el cuerpo.

Misteriosa muerte

El que fuera presidente de la Autoridad Palestina falleció en noviembre de 2004 en París a los 75 años de edad, unos días después de ser ingresado. Fue el fundador del movimiento Al Fatá, que se uniría a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y más tarde se convertiría en partido.
   Líder de las guerrillas palestinas y considerado un traidor por los grupos más radicales por aceptar en la década de 1970 la existencia de Israel, negoció los Acuerdos de Madrid y de Oslo de los años noventa, la opción más clara de paz a la que estuvieron a punto de llegar Israel y los Territorios Ocupados Palestinos en 60 años de conflicto.
Ocho años después, se desconoce la verdadera causa de la muerte de Arafat, ya que los médicos franceses que lo trataron dijeron que no habían podido establecerla, aunque entonces los medios hablaron de una enfermedad relacionada con el riñón o de cáncer.
 Los medios de comunicación sugirieron después de su fallecimiento que el responsable podría ser el Mossad, el servicio de inteligencia exterior de Israel.
Arafat estuvo encerrado desde diciembre de 2001 en su residencia en Ramala después de que el Gobierno israelí decidiera restringir su libertad de movimientos como castigo por su presunta implicación en las acciones armadas de las facciones palestinas. En octubre de 2004 permitió que se marchara por motivos de salud.