Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La investigación internacional concluye que un misil ruso lanzado desde zona rebelde derribó el MH17

Los fiscales que conforman el Equipo Conjunto de Investigación (JIT, por sus siglas en inglés) han llegado a la conclusión de que el vuelo MH17 de Malaysia Airlines fue derribado el 17 de julio de 2014 por un misil de fabricación rusa, lanzado desde una zona del este de Ucrania controlada por milicianos separatistas prorrusos y trasladado hasta allí desde territorio del país vecino, según informa la BBC.
Robby Oehler, un familiar que perdió en el vuelo a su sobrina, ha explicado que los familiares de las víctimas del MH17 han sido informados de que están siendo investigadas unas 100 personas como sospechosas del derribo de la aeronave, un Boeing 777 que volaba desde Ámsterdam con destino a Kuala Lumpur.
"Nos han dicho cómo fue transportado el misil Buk y como han llegado a esa conclusión mediante escuchas telefónicas, material grabado y vídeos", ha señalado Oehler. Los fiscales, según este familiar, sostienen que el misil fue lanzado desde un punto del territorio del este de Ucrania controlado por los milicianos separatistas prorrusos.
El Equipo Conjunto de Investigación está integrado por fiscales de Países Bajos, Australia, Bélgica, Malasia y Ucrania. En 2015, una investigación desarrollada por las autoridades holandesas concluyó que un misil ruso modelo Buk derribó el avión aunque no pudieron aclarar el punto desde el que fue lanzado.
Las conclusiones del JIT podrían servir como base para un futuro proceso penal por el derribo del avión de Malaysia Airlines, en el que viajaban 298 personas. Dimitri Peskov, el portavoz de la Presidencia de Rusia, ha asegurado este miércoles que los datos de radar demuestran que el misil no pudo ser lanzado desde territorio controlado por los milicianos prorrusos.