Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La comunidad internacional pide al nuevo Gobierno de Gambia que garantice los derechos y libertades de Jamé

La Comunidad Económica de Estados de África Occidental, la Unión Africana y Naciones Unidas han pedido al nuevo Gobierno gambiano que respete la integridad y los derechos del ex presidente Yahya Jamé tras su problemática salida del poder, según una declaración conjunta que anima a las nuevas autoridades a "iniciar un proceso de reconciliación nacional para cimentar la cohesión social".
En la declaración, publicada este sábado, las tres organizaciones valoran positivamente la "pacífica transición de poder" en el país africano sin hacer mención a la dilación exhibida por el ex dirigente, que intentó prolongar su mandato tras negarse a reconocer su derrota electoral, a pesar de las críticas en pleno de rivales y comunidad internacional.
Así, tanto la CEDEAO como la Unión Africana y la ONU "aplauden la buena voluntad y el sentido de estado" exhibidos por Jamé "para preservar la paz, estabilidad y seguridad de Gambia", así como "su decisión de facilitar una transición pacífica y ordenada, de acuerdo con la constitución".
Las tres organizaciones piden al Gobierno gambiano, en este sentido, "que garantice la dignidad, el respeto, la seguridad y los derechos del ex presidente", y que tome las medidas necesarias para "asegurarse de que no comienza una campaña de intimidación, acoso o caza de brujas contra los antiguos miembros del régimen de Jamé o sus simpatizantes".
Jamé se encuentra ahora en Guinea Ecuatorial tras 22 años de un mandato marcado por múltiples acusaciones de abusos contra los Derechos Humanos, así como de torturas y asesinatos. A pesar de la victoria de Barrow en los comicios, Jamé rechazó la declaracion de la Comisión electoral y recurrió al Tribunal Supremo, iniciando una campaña de desgaste que solo terminó cuando el Ejército le retiró su apoyo el pasado viernes. Para entonces, Jamé había disuelto el Gobierno.
Aunque ni la CEDEAO, ni la UA ni Naciones Unidas sabían que Jamé tenía previsto exiliarse en Guinea Ecuatorial, las declaración pide al Gobierno gambiano que se abstenga de tomar represalias contra "cualquier país que proporcione hospitalidad africana al ex presidente y a su familia", y conceden que Jamé "tiene libertad para regresar a Gambia en cualquier momento como ciudadano de este país y antiguo jefe de Estado".