Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inseguridad alimentaria acelera la migración mundial, según un informe del PMA

El documento, el primero que analiza la relación, también vincula migración con conflicto
Los altos niveles de inseguridad alimentaria que se registran actualmente en todo el mundo tienen como resutado niveles más altos de migración a otros países, según un informe publicado este viernes por el Programa Mundial de Alimentos (PMA).
Según el informe 'En el origen del éxodo: Seguridad alimentaria, conflicto y migración internacional', cada aumento del porcentaje de inseguridad alimentaria de una población se traduce en un 1,9 por ciento más de personas que migran. Además, un 0,4 por ciento más de personas huyen de un país por cada año adicional de conflicto.
La agencia de la ONU ha resaltado que esto significa que un país con crecientes niveles de inseguridad alimentaria y conflicto experimentará una mayor migración al exterior. Asimismo, también se ha observado que la inseguridad alimentaria es una importante causa de la incidencia, e intensidad, del conflicto armado.
Una vez que el migrante ha comenzado su camino, la falta de empleo junto con el poco o ningún acceso a los alimentos y a otro tipo de asistencia humanitaria son factores clave que obligan a las personas a seguir desplazándose, ha explicado el PMA.
Además, las personas desean reducir su inseguridad alimentaria a través de la migración, y la migración en sí puede causar inseguridad alimentaria, dados los costes y a menudo las condiciones precarias que se encuentran a lo largo del camino.
"En PMA, estamos haciendo todo lo posible para ocuparnos de los refugiados que pasan hambre o sufren hambruna en el mundo", ha asegurado su director ejecutivo, David Beasley. "Con millones de hermanos y hermanas que han huido de sus hogares y están enfrentándose a tantas dificultades, nuestro deber es arrojar luz sobre su trágica situación", ha defendido.
"Si entendemos la dinámica que obliga a estas personas a desplazarse, podremos abordar mejor los factores de la migración forzada y podremos saber qué se debe hacer para acabar con su sufrimiento", ha subrayado Beasley.
Así las cosas, el informe del PMA recomienda que la comunidad internacional debe invertir en seguridad alimentaria y medios de vida en las localidades natales de las personas o cerca de estas. De esta manera, ha defendido la agencia humanitaria, se podrían prevenir más desplazamientos, reducir migración forzada en adelante, ofrecer intervenciones humanitarias más rentables y obtener mejores beneficios socioeconómicos ahora y a largo plazo.
El informe publicado este viernes estudia el papel que desempeñan la seguridad alimentaria y otros factores en la migración transfronteriza obligada, siendo esta la primera vez que se lleva a cabo un análisis tan completo. Tras una investigación cuantitativa y cualitativa, se observan cifras dramáticas de personas obligadas a tomar medidas extremas cuando les dejan sin nada.
En el informe se explica que las personas desplazadas a menudo no quieren salir de sus hogares, e intentan quedarse lo más cerca posible de sus localidades natales. Casi ocho de cada diez familias refugiadas que han sido entrevistadas han sido desplazadas internamente en Siria al menos una vez, y el 65 por ciento mínimo dos veces. Casi todos los sirios que han formado parte de este estudio reconocieron firmemente que desean volver a Siria si la situación se estabiliza y prevalece la seguridad.