Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La muerte de una inmigrante desata una revuelta en un centro del norte de Italia

La muerte de una marfileña de 25 años ha desatado una revuelta en un centro de acogida para inmigrantes en la localidad italiana de Cona --cerca de Venecia-- por las supuestas malas condiciones en las que viven alrededor de un millar de personas.
Las protestas se iniciaron el lunes por la tarde, a raíz del fallecimiento de la joven Sandrine Bakayoko. Las autoridades han atribuido la muerte a causas naturales, pero para sus compañeros evidencia el abandono en el que viven.
Los inmigrantes han asegurado que Bakayoko estuvo esperando durante horas a que alguien la atendiera, algo que niegan las autoridades. Cortaron la electricidad, quemaron muebles y bloquearon la salida, lo que dejó a 25 miembros del personal del centro atrapados durante horas en el interior, según medios locales.
El alcalde, Alberto Panfilio, ha asegurado que la muerte de la mujer marfileña no guarda relación alguna con la "elevada concentración" de personas que existe en el centro de Cona, pero ha reconocido que puede servir para "cambiar una situación que ya no es sostenible".
El de Cona es uno de los numerosos centros habilitados en Italia para acoger a inmigrantes. En todo el país transalpino hay más de 136.000 personas que esperan algún tipo de respuesta a sus solicitudes de asilo.