Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La inmigración a los países de la OCDE aumentó un 10% en 2015 respecto al año anterior

La cifra de solicitudes de asilo en los países de la OCDE alcanzó un récord desde la Segunda Guerra Mundial
La inmigración permanente a los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aumentó acusadamente durante 2015 hasta situarse en torno a los 4,8 millones, según los datos de su último informe Perspectivas de la Migración Internacional 2016, publicado este lunes.
Según este documento, la cifra de inmigrantes permanentes llegados a los 35 países que integran actualmente la OCDE está ligeramente por encima del nivel máximo alcanzado en 2007 y supone un 10 por ciento más que en 2014. En el caso de Alemania, el incremento en las llegadas fue del 50 por ciento.
De este total, las reunificaciones familiares y el libre movimiento entre los países de la Unión Europea supusieron cada una en torno al 30 por ciento de las llegadas, siendo los inmigrantes procedentes de Rumanía, Bulgaria, Italia y Francia los que más aumentaron en 2014.
Actualmente, según los datos del informe, uno de cada tres inmigrantes en la OCDE procede de otro país miembro del grupo, mientras que los originarios de China son ya uno de cada diez inmigrantes y los de India uno de cada 20.
RÉCORD DE SOLICITUDES DE ASILO
Por otra parte, en 2015 se produjo un récord en el número de solicitudes de asilo en los países de la OCDE desde la Segunda Guerra Mundial, duplicándose con respecto al año anterior hasta los 1,65 millones.
De ese total, 370.000 fueron presentadas por ciudadanos originarios de Siria, mientras que Alemania fue el país preferido por quienes solicitaron asilo, con 440.000 peticiones. En proporción a su población, Suecia fue el país que más solicitudes recibió.
En lo que respecta a las tasas de empleo de los inmigrantes, éstas se han mantenido o han caído ligeramente en la mayoría de los países. Así, alrededor del 60 por ciento de los inmigrantes en los países de la OCDE tienen empleo (frente al 64,9 por ciento de sus ciudadanos), mientras que la tasa de desempleo entre ellos se sitúa en el 9,3 por ciento (frente al 7,3 por ciento).
Según los datos del informe, a finales de 2014 había en la OCDE un total de 120 millones de personas nacidas en otros países. El aumento de este sector de la población supuso aproximadamente tres cuartas partes del incremento poblacional en los países de la UE y del EFTA (la Asociación Europea de Libre Comercio).
Por otra parte, en 2014 casi dos millones de personas adquirieron la nacionalidad de un país de la OCDE, esto supone una media del 2,5 por ciento de la población extranjera de estos países.