Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La incansable lucha de Nicole Allen, una joven deportista con fibrosis quística

La incansable lucha de Nicole Allen: Sufre fibrosis quística pero es adicta al deportetelecinco.es

Nicole Allen es una joven de 19 años que fue diagnostica cuando era pequeña con fibrosis quística, una enfermedad que afecta principalmente a los pulmones y al sistema digestivo. Pese a la grave enfermedad crónica, la británica no ha dejado atrás el deporte. Una afición que practica incansablemente en los momentos en los que su enfermedad se lo permite.

Adicta al ejercicio. Trabaja seis horas al día seis días a la semana, pero sub estado de salud es tan delicado que pasa al menos dos meses al año ingresada.
Nicole Allen, de 19 años de Sussex (Reino Unido), sufre fibrosis quística –enfermedad hereditaria que afecta principalmente a los pulmones y al sistema digestivo- desde que era pequeña, una que tiene una esperanza de vida de 28 años.
Pese a la grave enfermedad crónica, la joven no ha renunciado a hacer ejercicio: “La cantidad de ejercicio que hago es bastante loco para alguien con fibrosis quística. La gente nunca puede creerlo cuando descubren lo que tengo. Siempre dicen: ‘Pero estás tan sano’”, cuenta Allen a Mirror.
Cuando nació, los médicos les dijeron a sus padres que posiblemente no viviera más allá de los 16 años, sin embargo, los avances médicos han alargado su esperanza de vida. “Siempre he sido una persona positiva y creo que debo aprovechar cuando me siento bien”, dice Nicole, quien pese a su buen estado de salud tiene que pasar algunas semanas en el hospital para recibir antibiótico vía intravenosa.
Con su historia, la joven espera animar a otras personas en su misma situación: “Mi filosofía siempre ha sido que no tiene sentido perder el tiempo sintiéndome triste cuando estoy enferma”.