Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Por qué dejo que mis hijas de cinco años se paseen por las pasarelas?

Lilly y KendraThe Mirror

Kirsty es una orgullosa madre británica de 26 años que tiene dos preciosas hijas gemelas: Lilly y Kendra, de cinco. Las pequeñas participan de forma habitual en concursos de belleza y lo que para ellas es simplemente una diversión, para su madre se ha convertido en una fuente de críticas. La joven defiende que sus niñas disfrutan vistiéndose, peinándose y maquillándose para desfilar en la pasarela pero ha sido acusada incluso de explotar sexualmente a las menores.

Según informa el diario The Mirror, Kirsty está orgullosa de que sus hijas participen en concursos de belleza y defiende que no lo considera maltrato infantil, simplemente una diversión.
Kirsty cuenta que desde que nacieron todo el mundo resaltaba lo guapa que eran las pequeñas y, con tres años, decidió apuntarlas en una agencia de modelos. “Mis hijas nacieron estrellas”, dice. Poco a poco fueron realizando campañas de publicidad, “pensé que era una buena manera de que ahorren dinero”.
El pasado mes de junio Kirsty descubrió que en Reino Unido se celebraban certámenes de belleza infantil y decidió apuntar a su hija Lilly. La pequeña ganó y su hermana, Kendra, lloraba diciendo que ella también quería una corona. Entonces comenzaron a ir juntas a los concursos.
Desde entonces se ha tenido que acostumbrar a un aluvión de críticas por parte de otros padres. Le acusan de explotación infantil, de mal criar a sus hijas, de sexualizar a las pequeñas… "La gente dice que las chicas deben estar fuera jugando con sus amigos”, explica, “¿qué piensan que nunca vieron la luz del día? Por supuesto que juegan con sus amigos”.
La joven madre ha sido incluso acusada de llamar la atención de los pedófilos dejando que sus hijas se contoneen en las pasarelas, pero Kirsty defiende que a ellas les encanta y que sólo es una diversión más. Además, defiende que cuando viajan a los certámenes, es tiempo de calidad que la familia pasa unida.