Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Siete heridos en el tercer ataque de pirañas en una semana en Argentina

Las autoridades brasileñas de Mato Grosso, Brasil, no han cerrado las playas, a pesar de la presencia de pirañas en las playas de la zona.AP

El tercer ataque de palometas, comúnmente conocidas como pirañas, registrado en una sola semana en el río Paraná, a la altura de la ciudad argentina de Rosario, deja otros siete heridos, entre ellos una mujer que ha perdido la falange de un dedo del pie.

El Balneario La Florida, uno de los más populares de la zona, ha instalado un sistema de aviso por altavoces para evacuar rápidamente la playa en caso de ataques masivos de este tipo de peces. Sin embargo, los hechos se repiten.
El pasado 25 de diciembre, más de sesenta bañistas resultaron heridos, entre ellos una niña de 7 años, a la que tuvieron que amputar uno de sus dedos. Días más tarde, otras quince personas, la mayoría niños y adolescentes, registraron heridas leves por mordedoras en pies y tobillos, tal y como ha recogido el diario argentino 'La Nación'.
El director del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (SIES), Federico Corner, explicó que este tipo de ataques son "explosivos", ya que "de forma inesperada, empiezan a aparecer personas con mordeduras en las manos y en los pies".
El Laboratorio de Ictiología del Instituto Nacional de Limnología (Inali), ha explicado que este animal percibe la sangre y, por ello, "cuando una de ellas muerde a alguien es muy probable que el resto se acerque para atacar a otros". En este sentido, instan a los socorristas que, ante este tipo de casos, pidan a todos los bañistas que se retiren del agua de forma inmediata.
De la misma forma, precisa que esta especie aparece cuando las temperaturas son altas. Según recoge el citado diario, hace unos cuarenta años las zonas de baño en este río, a la altura de Rosario, estaban protegidas por trenzados de alambres a unos cinco metros de la costa para evitar el ingreso de este tipo de peces.