Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de manifestantes apedrea el coche de Macri

Un grupo de manifestantes ha lanzado piedras este miércoles contra el vehículo en el que se trasladaba el presidente de Argentina, Mauricio Macri, hacia un acto oficial en la localidad de Villa Traful, en la provincia de Neuquén, según ha informado la Casa Rosada, que ha asegurado que el jefe de Estado se encuentra en perfectas condiciones.
"Un grupo de alrededor de diez personas ha lanzado piedras al vehículo en el que se desplazaba el presidente hacia el evento de inauguración del Centro de Interpretación e información Turística de Villa Traful, provocando la rotura de dos vidrios", ha anunciado el Gobierno en un breve comunicado.
Macri se ha desplazado en helicóptero desde Villa La Angostura, donde disfruta de las vacaciones navideñas junto a su familia, hasta Villa Traful, donde se ha subido a un coche del Ayuntamiento para recorrer un trayecto de unos 300 metros hasta el acto oficial.
El subsecretario de Seguridad de Neuquén, Gustavo Pereyra, ha explicado que ha sido en este recorrido cuando se ha producido la agresión. Según su versión, los agresores están relacionados con el sindicato Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).
El secretario general de ATE, ha admitido en declaraciones a la prensa que el sindicato había organizado una protesta contra Macri pero ha negado que le hayan apedreado. "Nosotros no somos los responsables de los piedrazos", ha dicho a la agencia de noticias Télam.
El alcalde de Villa Traful, Nicolás Lagos, ha indicado a este mismo medio de comunicación que siete personas han sido detenidas por estos hechos.
Macri, por su parte, ha continuado con la inauguración y en el discurso que ha pronunciado ha subrayado que Argentina necesita "un futuro sin violencia". "De nada sirve estar divididos", ha defendido.
El mandatario ya sufrió una incidente similar el pasado agosto, cuando simpatizantes de asociaciones de víctimas de la dictadura militar lanzaron piedras contra la comitiva de Macri en Mar del Plata.