Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo gobernador de Puerto Rico toma posesión con la integración en EEUU como objetivo

El nuevo gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, ha tomado ya posesión de su cargo y ha anunciado como prioridad de su mandato la integración de Puerto Rico como estado número 51 de Estados Unidos.
"Los Estados Unidos no pueden pretender ser un modelo de democracia ante el mundo, mientras discrimina contra los 3,5 millones de sus ciudadanos en Puerto Rico privándolos del derecho a la igualdad política, social y económica bajo la bandera americana", ha afirmado este lunes en su primer discurso oficial.
Así, ha anunciado que este mismo lunes partirá hacia Washington para asistir a la jura de la comisionada residente de Puerto Rico en Washington, Jenniffer González, y la acompañará al Congreso para presentar el Proyecto de Admisión de Puerto Rico como Estado de la Unión. "Llegó el momento de actuar y defender el derecho a la igualdad de los puertorriqueños como ciudadanos de los Estados Unidos de América", ha apostillado.
Roselló se ha referido al referéndum de 2012, en el que por primera vez se impuso la opción de la "estatidad" sobre la de estado libre asociado. En total se han realizado cuatro consultas: 1967, 1993, 1998 y 2012 y siembre había ganado la opción del estado libre asociado con representación marginal de en torno al 5 por ciento de los partidarios de la independencia.
"En noviembre 2012 los puertorriqueños rechazaron seguir bajo un sistema colonial, discriminatorio e indigno y se expresó a favor de la igualdad de derechos que representa la integración de Puerto Rico como el estado 51 de la nación americana", ha destacado Roselló.
El nuevo gobernador también ha subrayado la difícil situación de la Administración puertorriqueña debido al alto déficit y ha informado de la firma de varias órdenes ejecutivas que incluyen la reducción del 20 por ciento en gasto en puestos de confianza, del 10 por ciento del presupuesto corriente a todos los organismos públicas y también del 10 por ciento en los contratos por servicios profesionales.