Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La técnica que dijo que el avión del Chapecoense no tenía suficiente combustible huye a Brasil

Accidente aéreo chapecoenseReuter

La funcionaria de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea de Bolivia (AASANA) Celia Castedo, quien había solicitado que se modificara el plan de vuelo del avión del Chapecoense que se estrelló la semana pasada al sur de Medellín por sus dudas sobre la autonomía de la nave, ha denunciado haber sido sometida a "hostigamiento y presiones" por parte de sus superiores.

"Ya en la mañana del día 29 --un día después del accidente--, me ordenaron modificar el contenido del informe que horas antes mi persona había presentado por vía interna, en el que se detallaban las cinco observaciones que realicé al plan de vuelo de la línea LaMia 2933 del día 28", ha explicado la funcionaria, huida en Brasil --donde ha pedido refugio--, a través de una carta.
En la misiva, recogida por la prensa boliviana, Castedo explica que su objetivo es aclarar las razones por las que se vio obligada a abandonar Bolivia. "Dejé atrás a mis hijos, mi madre, hermanos, colegas de trabajo, amistades, así como a la tierra cruceña que me vio nacer", inicia la funcionaria en el texto.
Castedo, que lleva 30 años ejerciendo en AASANA, ha vuelto a explicar los motivos por los que presentó ciertas observaciones al vuelo, entre ellas sus dudas sobre la autonomía de la nave.
A pesar de solicitar un cambio de plan de vuelo, "la decisión de mantener la información establecida" le fue comunicada por Álex Quispe --identificado como representante de LaMia-- 20 minutos antes de la salida del avión, indicando que "correspondía a una decisión tomada por el capitán de la aeronave".
"Cito texual: 'Dice mi capi, que eso nomás es'", escribe Castedo. Así, señala, "quedó demostrada la intransigencia de la línea aérea para atender a las observaciones planteadas por mi persona", ha explicado.
Castedo, que ha sido señalada como la persona que expidió la autorización del plan de vuelo, ha matizado que el hecho de que el sello y su firma estén en el mencionado documento "representan un protocolo de recepción" pero "bajo ninguna circunstancia significa aprobación o autorización a una aeronave para la realización de un vuelo".
"En cuanto al ámbito legal, se deja establecido ante la opinión pública que es la Dirección General de Aeronáutica Civil de Bolivia la única institución responsable por autorizar y permitir salidas de vuelos no regulares internacionales", ha afirmado.
REFUGIO EN BRASIL
La funcionaria continúa relatando su situación y señalando que a partir de su suspensión en AASANA --dos días después del accidente-- el pasado viernes, 2 de diciembre, fue sometida a una "audiencia de declaración informativa (...) sin la presencia de un abogado" que la asesorara.
"Cuatro horas después, el mismo 2 de diciembre, se me comunica que el director regional de AASANA, el señor Rubén Marcelo Chávez Sierra, presentó una querella criminal en mi contra ante la Fiscalía del distrito de Santa Cruz. Todo esto en un solo día", ha lamentado.
La técnica ha señalado que todas estas actuaciones suponen una violación de sus derechos constitucionales, de su presunción de inocencia y de su derecho al debido proceso.
"Muestra de ello es la clara violación a lo que establece el reglamento que norma los actuados relativos a procesos administrativos internos, que establece un plazo de diez días para la presentación de pruebas de descargo, plazo que se me fue reducido a horas", ha insistido.
Así, ha pedido a la opinión pública que "comprenda" entonces "las razones que motivaron" su salida de Bolivia con el único objetivo de buscar refugio en Brasil.
En este contexto, ha agradecido al Gobierno brasileño por haberla acogido "apenas conoció detalles de la persecución a la que esta siendo sometida".
La Fiscalía de Bolivia está investigando a Castedo, además de a Marco Rocha, copropietario de LaMia, y Gustavo Vargas, gerente general, quien fue detenido esta misma semana.