Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Condenan a tres miembros de una familia afgana por 'crímenes de honor'

Condenan a tres miembros de una familia afgana por matar a cuatro parientescuatro.com

Los condenados mataron a tres hijas y una exmujer del padre en 2009

Los tres miembros de una familia afgana que reside en Canadá acusados de matar a cuatro de sus parientes han sido condenados a cadena perpetua por lo que el tribunal ha calificado como un "crimen de honor". Así, un tribunal de Kingston, en Ontario, ha declarado culpables de homicidio en primer grado al matrimonio formado por Mohammad Shafia, de 58 años, y Tooba Mohammad Yahya, de 40, y a su hijo mayor, Hamed, de 20.
Las víctimas son las tres hijas del matrimonio y hermanas de Hamed (Shafia, de 19 años; Sahar, de 17; y Geeta, de 13), y la primera mujer del padre, Rona Amir, de 50 años, de la que éste se había divorciado porque no podía tener hijos.  
Al parecer, las tres adolescentes y la mujer habían desafiado los preceptos islámicos al adoptar un estilo de vida occidental, lo que habría supuesto una deshonra para la familia.
De las tres hermanas, una tenía novio y había vivido temporalmente en un centro de ayuda a la mujer y la otra había sido amonestada en el colegio por llevar una vestimenta inapropiada.
Los cuatro cadáveres aparecieron el 30 de junio de 2009 en el interior de un coche sumergido en un canal de Kingston. Entonces, la familia argumentó que habían muerto en un accidente cuando regresaban de unas vacaciones en Montreal.
No obstante, en una conversación telefónica grabada por los investigadores, el padre llamó "traidoras" a sus hijas por abrazar el estilo de vida occidental y subrayó que "el honor es el bien más preciado", según informa la cadena CNN.
"La aparente razón de este crimen es que las cuatro víctimas ofendieron el completamente retorcido concepto de honor de la familia", ha explicado el juez Robert Maranger, durante la lectura del veredicto.
Por su parte, los tres condenados han rechazado estas acusaciones y han anunciado su intención de recurrir el veredicto.