Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exprimer ministro Mahathir pide a los malasios que acudan a la manifestación contra Nayib

El ex primer ministro malasio Mahathir Mohamad, actual líder de la oposición, ha hecho un llamamiento este miércoles a la población de Malasia para que acudan a la multitudinaria manifestación convocada este fin de semana para exigir la dimisión del primer ministro, Nayib Razak, por su implicación en un escándalo de corrupción.
Najib se enfrenta a elecciones anticipadas el año que viene, y en la actualidad cuenta con una fuerte oposición popular debido a su implicación en un caso de corrupción financiera relacionado con el fondo de inversión estatal 1Malasya Development Berhard (1MDB). Por otra parte, el primer ministro ha decidido llevar a cabo una fuerte campaña de represión contra sus críticos, lo que no ha hecho más que enfurecer a la población.
El grupo prodemocracia Bersih, que está detrás de la manifestación convocada a nivel nacional este sábado, ha exigido en incontables ocasiones la dimisión del primer ministro.
Malasia "se enfrenta a un estado de pánico", ha dicho el antiguo mandatario en un vídeo publicado en las redes sociales. "Espero que todos los malasios se unan a esta protesta organizada por Bersih, que tiene como objetivo intentar encontrar una forma de arreglar este país", ha añadido Mahathir.
El antiguo primer ministro dimitió como miembro del partido en el Gobierno, la Organización Nacional de Malasia (UMNO, por sus siglas en inglés), el pasado mes de febrero. Mahatir, que ha sido el primer ministro que más años ha gobernado en Malasia, formó un nuevo partido pocos meses después de dejar el UMNO, con el objetivo de apartar a Nayib del poder.
Las autoridades se han mostrado muy preocupadas ante la posibilidad de que los seguidores de Nayib y los de Bersih tengan enfrentamientos durante la manifestación. La líder del grupo prodemocracia, Maria Chin Abdulá, ha llegado a recibir en varias ocasiones amenazas de muerte anónimas. "No podemos detenernos ahora porque si paramos y no protestamos, entonces no podremos tener ni voz ni voto en ningún tipo de legislación, política o ley", ha declarado Abdulá.
La líder opositora ya dirigió una manifestación masiva contra el Gobierno el año pasado, a la que acudieron miles de personas. La inmensa mayoría de los más de 200.000 participantes en las protestas eran miembros de las comunidades china e india en el país, dos de las minorías más importantes de Malasia.
La campaña de Bersih de cara a la manifestación ha estado marcada por graves enfrentamientos entre el grupo y los seguidores del Gobierno, a los que la población denomina de forma coloquial como "Camisas Rojas".
El líder de los Camisas Rojas, Jamal Yunos, que también es miembro del UMNO, ha advertido que se pueden producir enfrentamientos como los que tuvieron lugar en 1969, en los que el choque entre malasios y miembros de la minoría china acabaron con la muerte de cientos de personas.
El 60 por ciento de la población en Malasia está formada por malayos musulmanes, mientras que las etnias india y china conforman el 32 por ciento de los más de 30 millones de habitantes que tiene el país asiático.
ESCÁNDALO MILLONARIO
De acuerdo con varias demandas presentadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos el pasado mes de julio, más de 700 millones de dólares, procedentes de fondos del 1MBD acabaron en la cuenta bancaria del denominado como "Cargo Malasio 1". Las autoridades estadounidenses y malasias han identificado a Nayib como el portador de ese pseudónimo.
El primer ministro ha negado haber cometido ningún delito, pero ha tomado numerosas medidas para acallar a sus críticos, como despedir al su viceprimer ministro y al fiscal general, además de suspender varios medios de comunicación por distribuir información en su contra.
Hace varios meses el primer ministro introdujo la nueva Ley de Seguridad Nacional, que le otorga el poder necesario para declarar la Ley Marcial en aquellas áreas que él considere como una "amenaza para la seguridad".