Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El equipo que monitoriza a Breivik en la cárcel cree que no es un demente

El juez ha asegurado que el asesino de Noruega actuó con el apoyo de "otras dos células organizadas" y ha ordenado su detención por un periodo de ocho semanas. FOTO: Reuterscuatro.com

Esta versión contradice a lo sostenido por los psiquiatras designados por el tribunal

El equipo de expertos que monitoriza a Anders Behring Breivik, el joven que mató a 77 personas el pasado mes de julio en Oslo y en la isla de Utoya, en su estancia en prisión ha afirmado que cree que no es un demente, al contrario de lo sostenido por los psiquiatras designados por el tribunal que le juzgó, según ha informado la agencia de noticias rusa RIA Novosti.
Breivik, que fue encarcelado tras admitir ser el responsable del asesinato de las 77 víctimas de sus ataques, se enfrenta a una detención indefinida en un hospital psiquiátrico después de que el examen psicológico al que fue sometido le declarara legalmente demente.
El fiscal Svein Holden indicó que la conclusión de dichas pruebas "es (...) que está demente". "Vive en su propio universo ilusorio y sus pensamientos y actos están gobernados por este universo", precisó.
Según Holden, Breivik desarrolló una esquizofrenia paranoide y estaba psicótico en el momento en el que colocó la bomba en Oslo y disparó contra los jóvenes que asistían a un campamento del Partido Laborista en una isla próxima a la capital noruega, y ha precisado que este estado mental persiste.
Sin embargo, esta conclusión ha sido rebatida por el equipo de cuatro psiquiatras que monitoriza a Breivik en la cárcel. En un informe enviado a Holden los expertos han asegurado que no creen que sea un psicótico o un esquizofrénico y han recalcado que no necesita tampoco tomar ninguna medicación.
El tribunal deberá decidir en las próximas semanas si ordena o no un nuevo análisis por parte de expertos psiquiatras, según recoge la cadena de televisión británica BBC.
Si la evaluación se mantiene, Breivik no sería sometido a un juicio penal sino que se enfrentaría a una audiencia judicial para determinar su incapacidad mental y el tiempo por el que permanecerá en una institución psiquiátrica.
A continuación, el joven se enfrentaría a audiencias similares de forma periódica para determinar si tiene que permanecer recluido en dichos centros, donde podría pasar toda su vida si se considera que sigue siendo una amenaza para la sociedad.