Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos niños encuentran el cadáver de una recién nacida en una playa de Sidney

Dos hermanos de seis y siete años de edad han encontrado el cadáver de un bebé recién nacido enterrado en la arena cuando jugaban con sus palas en una playa de Sidney. La autopsia que se ha realizado al cuerpo ha revelado que se trata de una niña aunque, por el momento, no se ha determinado la causa de su muerte.

La Policía ha informado de que el bebé muerto fue encontrado por dos hermanos en la playa de Maroubra este domingo y que estaba enterrado a 30 centímetros de la superficie, según ha informado el diario australiano 'Sydney Morning Herald.
La Policía ha dicho que es improbable que la madre del recién nacido diera a luz en un hospital y ha asegurado que está preocupada por el estado de salud de la mujer. Un mando policial ha indicado que la Policía ha contactado con los hospitales de la ciudad para comprobar si tienen ingresada alguna mujer con síntomas de haber tenido un parto con complicaciones.
El comisario jefe de la Policía del estado de Nueva Gales del Sur, Andrew Scipione, ha pedido a la madre del recién nacido que acuda a la Policía. "Venga y hable con nosotros, busque consejo. Debemos hablar con usted. Puede contactar con nosotros en cualquier momento", ha asegurado. "Sabemos que algunos ahí fuera conocen a alguien que ha pasado por esto", ha añadido.
"Si la mujer en cuestión no aparece por sí misma, por favor, si usted es su amigo, un amigo de verdad, díganoslo porque creemos que podría necesitar ayuda", ha explicado el alto mando policial.
El hallazgo del recién nacido muerto ha tenido lugar una semana después de que un bebé fuera abandonado vivo en un desagüe en Quakers Hill, un barrio periférico de Sidney.