Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asesino del embajador ruso en Turquía habría sido miembro del equipo de seguridad de Erdogan

Mevlut Mert Altintas, quien asesinó a tiros el lunes al embajador de Rusia en Turquía, Andrei Karlov, habría sido parte del equipo de seguridad del presidente, Recep Tayyip Erdogan, en ocho actos desde el intento de golpe de Estado de julio.
Según ha informado un columnista del diario local 'Hurriyet', Altintas "fue un oficial activo en ocho programas de Erdogan en Ankara después del 15 de julio". "Era miembro de la unidad encargada de la seguridad después de la Guardia Presidencial", ha agregado.
Erdogan ha aclarado este mismo miércoles que las fuerzas de seguridad turcas mataron a tiros a Altintas por miedo a que llevara una bomba.
De acuerdo con la versión recogida por la agencia estatal turca de noticias, Anatolia, después de disparar contra el embajador ruso siguió abriendo fuego contra los agentes turcos.
"No me cogeréis vivo", gritó. Los agentes primero le dispararon en una pierna pero, al ver que no remitía, le neutralizaron, efectuando un total de once disparos.
Karlov murió el lunes tras recibir varios disparos mientras inauguraba una exposición en un centro cultural de Ankara por parte de un hombre armado que apeló a la situación en la ciudad siria de Alepo para justificar el ataque.
El atacante, que fue recibió varios disparos de las fuerzas especiales turcas, ha sido identificado como Mevlut Mert Altintas, un antiguo miembro de la Policía antidisturbios de 22 años de edad y originario de la provincia occidental de Aydin.
Una comisión formada por investigadores turcos y rusos se ha hecho cargo de la investigación. De momento, once personas han sido detenidas en relación con este ataque. Turquía ha señalado al influyente clérigo Fetulá Gulen como 'cerebro', pero el Kremlin ha subrayado este miércoles que aún es demasiado pronto para decir quién está detrás.
El Gobierno turco también acusa a Gulen, exiliado en Estados Unidos, del fallido golpe de Estado del 15 de julio y ha solicitado su extradición, pero la Casa Blanca todavía analiza la documentación aportada a este efecto.