Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ejército ucraniano no intervendrá en la península de Crimea

A tres días del referéndum secesionista en Crimea, las fuerzas ucranianas intensifican sus prácticas militares al norte de la península, a pesar de que el Gobierno ha declarado que no intervendrá. Un ejército debilitado, un David contra Goliat, 6.000 soldados ucranianos frente a los 200.000 rusos dispuestos para el combate, una batalla desigual. Al borde de la bancarrota, Kiev se siente impotente. Una consulta que la Rada Suprema tilda de ilegal y jamás reconocer, aunque lamentan conocer ya el resultado. En medio de la tensión, el Primer ministro Arseni Yatseniuk no ha dudado en pedir ayuda a la Casa Blanca. Pero la presión en la sombra de Putin no cesa, mientras una fisurada Ucrania mira a su todavía península de Crimea, cada vez más cerca de la república rusa.