Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El disidente Carlos Amel dice que no recuerda la "época de vacas gordas en Cuba" sino "crisis y apagones"

El opositor cubano Carlos Amel Oliva, que recientemente abandonó la huelga de hambre que sostuvo durante casi cuatro semanas, ha explicado que no recuerda haber vivido ninguna "época de vacas gordas" en la isla, sino que durante su infancia sólo recuerda "crisis y apagones".
Uno de los líderes del frente juvenil de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), Amel Oliva ha señalado, en entrevista con el portal cubano '14ymedio', dirigido por la también opositora y periodista cubana Yoani Sánchez, que forma parte de una "generación que desde sus primeros recuerdos sólo vio crisis y apagones".
"Creo que es una percepción que se acoge más a lo que da realmente el sistema cubano. Lo anterior era producto del subsidio soviético", ha relatado el joven de 29 años.
Asimismo, ha explicado que a pesar de haberse criado en el seno de una familia revolucionaria su pasión por la historia le llevó a la lectura y esto, a comprender "que muchas cosas necesitaban cambiar en Cuba". "Pero nadie me había hablado de una oposición organizada", ha lamentado.
Por ello, explica, pensó que "debía cambiar el sistema desde adentro", por lo que se lo propuso como "proyecto de vida". El disidente ha explicado que pertenecer a la UNPACU significó un "cambio sustancial" en el activismo cubano y en particular para él no ha sido difícil llegar a ocupar un puesto de responsabilidad porque, denuncia, los "jóvenes cubanos son apáticos en materia política".
"Están cansados de ser manipulados", añade.
Tras deponer la huelga, Amel Oliva ha mostrado su apoyo por la salud de Guillermo Fariñas, quien continúa en huelga de hambre. "Cuando te humillan, cuando te ves en una situación extrema como la que vivimos en Cuba, es la única alternativa para reclamar", ha explicado.