Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres dietas que no debes seguir para bajar de peso después de las Navidades

Las peores dietasEFE

Con la llegada del nuevo año llegan los buenos propósitos y uno de los más perseguidos es el de perder peso. Para ello lo ideal es cuidar la alimentación y hacer ejercicio, pero los expertos recomiendan tener cuidado con las llamadas dietas milagro y con los métodos utilizados por las celebrities. La Asociación Británica de Dietética advierte: las dietas que siguen las famosas son cada vez “más extremas”.

Según informa el diario Daily Mail, los dietistas que no es recomendable intentar dar “una solución rápida” para tener un cuerpo delgado y que las dietas que ponen de moda las celebrities pueden derivar en problemas de salud.
Por ese motivo han publicado la lista de las cinco dietas que no debemos de seguir para perder peso en el año  nuevo.
  • La dieta cetogénica: Más conocida como dieta KEN, es una de las más seguidas por las modelos y consiste en eliminar el consumo de alimentos y sustituirlo por una fórmula líquida de proteínas y nutrientes. Los expertos aseguran que solo debe usarse este método para enfermos crónicos.
  • La famosa dieta Dukan está incluida entre las peores para la salud por tercer año consecutivo. El libro que explica como seguir este método es uno de los más vendidos de la historia y es seguida por multitud de celebrities.
  • La dieta de la Alcorexia o drunkorexia es una de las más inverosímiles. Invita a evitar las calorías durante la semana para poder darse atracones de alcohol los fines de semana.
  • Los expertos explican que después de las navidades la gente busca una solución rápida a los excesos pero sentencian que: si parece demasiado bueno para ser verdad, suele serlo y no existe un sustituto para el ejercicio y la dieta equilibrada.