Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos detenidos por amenazar al tribunal que condenó a un militar israelí por rematar a un atacante palestino

La Policía israelí ha detenido este jueves a dos personas por amenazar a los tres jueces que forman el tribunal militar que ha condenado al sargento Elor Azaria por rematar a un atacante palestino que ya estaba herido y reducido en el suelo.
Uno de los detenidos es un hombre de 54 años de Jerusalén que ha mostrado un "extremo criticismo" contra el tribunal y que será presentado este mismo jueves ante una corte de esta ciudad para que lo mantenga bajo custodia policial.
El otro, una joven de 22 años que ha sido arrestada en Kiryat Gat, amenazó directamente a la coronel Maya Heller, a la que deseó en Facebook que explotara por una granada y se la comieran los perros. Ha sido liberada y se le ha prohibido usar dicha red social durante 30 días.
Tanto Heller como sus colegas de tribunal, los tenientes coroneles Carmel Wahabi y Yaron Sitbon, han recibido diversas amenazas a través de las redes sociales en las últimas horas, por lo que se ha reforzado su seguridad.
"Estamos vigilando las redes sociales, basándonos en la información que se publica en ellas. Hay gente que está llamando a la violencia", ha dicho el portavoz policial Micky Rosenfeld al 'Jerusalem Post', al tiempo que ha revelado que las operaciones de seguridad siguen en marcha.
El Tribunal Militar de Tel Aviv condenó el miércoles a Azaria por homicidio, un delito por el que podría recibir hasta 20 años de cárcel, si bien la pena no se conocerá hasta más adelante, de acuerdo con los medios de comunicación israelíes.
La corte castrense rechazó por incongruente la versión de Azaria, de 20 años de edad. La defensa aseguró que Abd Fatá al Sharif ya estaba muerto cuando el sargento le disparó y que éste se sintió amenazado, dos versiones incompatibles, en opinión de los magistrados.
"El terrorista no suponía ninguna amenaza", esgrimió Heller. Según la sentencia, Azaria no respetó los protocolos establecidos de las Fuerzas Armadas para estos casos. Un testigo dijo durante el juicio que Azaria aseguró que había disparado como venganza.
Horas después, el primer ministro de Istael, Benjamin Netanyahu, se posicionó a favor de un indulto a Azaria, recordando que los miembros de las fuerzas de seguridad son "como los hijos" de la nación y "deben estar por encima de cualquier discusión".
Por su parte, el Ministerio de Exteriores palestino ha considerado indulgente la sentencia dictada contra el militar, en el marco de un juicio que, para la Administración que presidente Mahmud Abbas, representa una "farsa".
EL SUCESO
Los hechos se remontan a mayo de 2016, en plena espiral de violencia entre israelíes y palestinos. Dos atacantes hirieron a un militar de Israel en la ciudad cisjordana de Hebrón, lo que desencadenó un tiroteo que inicialmente sólo supuso la muerte de uno de los supuestos agresores.
El segundo resultó herido, pero fue ejecutado de un disparo en la cabeza minutos después, cuando estaba tirado en el suelo y desarmado. La autopsia realizada posteriormente determinó que fue el disparo en la cabeza el que acabó con su vida.
El incidente fue grabado por una cámara y la publicación del vídeo desencadenó una ola de críticas a la actuación del soldado, así como divisiones en el seno del Gobierno israelí. La nitidez del suceso provocó que el primer ministro condenara las acciones del militar, en una inusitada crítica a su propio Ejército, al que ha calificado en innumerables ocasiones como "el más moral del mundo".