Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenida en Colombia una mujer con cocaína líquida implantada en los pechos

Una mujer hondureña de 22 años fue detenida en el aeropuerto de Bogotá, Colombia, al intentar viajar a Barcelona con 1.500 gramos de cocaína líquida implantada en los pechos. La joven llamó la atención de las autoridades por su nerviosismo y fue sometida a una inspección de rayos X que reveló una reciente operación de pechos. La chica se operó en una clínica clandestina y ha sido trasladada a un hospital para tratarse de una infección que la operación le provocó.

Una mujer hondureña de 22 años ha sido detenida este viernes en el aeropuerto Internacional El Dorado, en Bogotá, por intentar viajar a España con 1.500 gramos de cocaína líquida implantada en los senos. La detenida levantó las sospechas de las fuerzas de seguridad por su nerviosismo al atravesar los controles de seguridad, según ha informado el comandante de la Policía Aeroportuaria, el coronel Diego Rosero.
La joven fue sometida a una inspección con rayos X, donde se descubrió que había sido sometida a una cirugía reciente en los senos. Posteriormente confesó que le habían implantado una sustancia desconocida que tendría que llevar hasta Barcelona.
Las primeras investigaciones apuntan a que la cocaína fue implantada hace una semana en una clínica clandestina en la ciudad colombiana de Pererira, en el oeste del país, después de que la joven llegase procedente de Honduras. La mujer ha sido trasladada a un hospital, donde le han retirado los implantes. En estos momentos está recibiendo atención médica como consecuencia de una infección que le ha provocado la cirugía clandestina.
Colombia cuenta con una posición geográfica estratégica, al estar rodeada por dos océanos, además de seguir siendo uno de los principales países productores de cocaína del mundo, con unas 300 toneladas anuales.