Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El deporte da una oportunidad a cinco refugiados sirios

Un velódromo alemán. Está en Berlín pero este grupo de ciclistas no son alemanes sino sirios. Hace meses huyeron de allí. La guerra les hizo salir de su país. Pidieron asilo en Alemania. Y de ser ciclistas pasaron a desear volver a montar en bici en un país que no es el suyo. Acudieron a este velódromo diciendo: "Somos ciclistas y queremos volver a entrenar". La bici es lo suyo en Siria o en Alemania. La guerra privó de lo que más les gusta a estos refugiados a quienes el deporte les ha dado una oprtunidad en Europa. Lo siguiente es volver a la competición.