Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las departamentales francesas de hoy podrían registrar una abstención histórica

Las departamentales francesas de hoy podrían registrar una abstención históricaREUTERS

Las elecciones departamentales de los días 22 y 29 de marzo podrían registrar una abstención histórica debido a la desmovilización del electorado, fundamentalmente del de izquierda, según todos los pronósticos.

Se estima que podría haber una abstención de en torno al 57 por ciento, incluso por encima de la de las elecciones departamentales de 2011, según estudios demoscópicos. Una encuesta Odoxa/Itélé revela que a un tercio de los franceses no les importa nada esta cita electoral y ni siquiera eran capaces de decir la fecha de la votación, el funcionamiento de la elección ni su propósito.
El desinterés y el desencanto se refleja igualmente en el poco seguimiento de los programas televisivos dedicados a la cita electoral, con cuotas de audiencia muy bajas. El politólogo Jacques Dormagen ha destacado en declaraciones a 'Le Figaro' que este es un indicativo de la falta de interés de la población cuando no se trata de una elección presidencial.
Para Dormagen, la abstención crece incluso más conforme se baja la edad, con una "evaporación de la noción del deber cívico", en particular en zonas más afectadas por el desempleo, con menor formación y con mayor densidad de población nacida en el extranjero.
Los expertos también se refieren a lo que han denominado "abstención diferencial", una abstención generada sistemáticamente a medio plazo por la decepción de las opciones elegidas con anterioridad.
Por afinidades, las encuestas apuntan a una desmovilización mayor entre los votantes del gobernante Partido Socialista y a un incremento del apoyo al partido ultraderechista Frente Nacional, que tendría una mayor capacidad para movilizar a los abstencionistas.
"La presencia del Frente Nacional en muchos cantones puede ser un elemento movilizador", ha señalado la politóloga Céline Braconnier, ya que si los frentistas se movilizan, podrían forzar la movilización del electorado de los demás partidos.