Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un informe oficial denuncia abusos generalizados a menores en casas de acogida religiosas de Irlanda del Norte

La Investigación sobre Abusos Institucionales Históricos (HIA, por sus siglas en inglés) ha publicado este lunes un informe en el que se denuncia un escenario de abusos y maltratos generalizados en los centros de acogida de menores tanto públicos como privados gestionados por entidades religiosas de Irlanda del Norte entre 1992 y 1995.
La HIA ha investigado un total de 22 centros de acogida tanto protestantes como católicos, aunque la mayoría de las denuncias se centran en cuatro centros gestionados por la Iglesia Católica. En el documento se recogen abusos sexuales perpetrados tanto por sacerdotes como por laicos.
En sus conclusiones, el informe insta a las autoridades a disculparse y a compensar a las víctimas por décadas de abusos sexuales, físicos y emocionales, de negligencia y prácticas inaceptables.
En solo dos de las 22 casas de acogida investigadas no se puede hablar de "fallos sistemáticos": el Centro de Internamiento Juvenil de Hydebank, en el sur de Belfast, y en el Centro Sharonmore de la organización caritativa Barnardo, situado al norte de Belfast.
"En algunas instituciones había algunas formas de abuso más frecuentes que otras", subraya el informe, que "identifica fallos de las instituciones, que protegieron su reputación y a individuos concretos de las acusaciones al no adoptar medida alguna". "Esto propició que se continuaran perpetrando abusos contra los menores", concluye.
El informe denuncia el "error" que supuso enviar a 144 menores a Australia en un proyecto "gravemente defectuoso" ya que, entre otras cosas, no se garantizaba que las casas de acogida fueran adecuadas. Se trata de un texto de 2.300 páginas y 12 volúmenes resultado de cuatro años de investigación y de recogida de testimonios de unas 500 personas implicadas.