Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los líderes de las protestas pro democracia en Hong Kong consiguen escaños en el Parlamento

Los líderes de las protestas pro democracia que han sacudido Hong Kong en los últimos años han conseguido varios escaños en el Parlamento, algo que han celebrado como un auténtico logro debido a los filtros electorales impuestos por el Gobierno chino.
Hong Kong ha celebrado este domingo unas elecciones legislativas en las que estaban en juego los 70 escaños del Congreso hongkonés, con una participación récord del 58 por ciento, según ha informado la cadena británica BBC.
Sin embargo, solo 35 son de elección popular. Otros 30 están reservados para representantes de gremios y profesiones --elegibles solo por el seis por ciento de los votantes-- y los cinco restantes son "súper escaños" decididos con votos procedentes de todo el territorio chino.
Entre los jóvenes activistas que han conseguido representación parlamentaria está Nathan Law, uno de los promotores de la 'Revolución de los Paraguas' de 2014 en demanda de una mayor autonomía política respecto a Pekín. Su partido, Demosisto, ha sido el segundo más votado.
Dos aspirantes de Inspiración Joven, otra de las formaciones emergentes que también participó en dichas protestas pero cuyo objetivo se centra en la total independencia de Hong Kong, habrían logrado sendos escaños.
A pesar de los buenos resultados conseguidos por los nuevos partidos, en gran parte ha sido a costa de antiguos activistas. "La gente quiere cambio, lo que también significa caras nuevas", ha dicho Lee Cheuk Yan, uno de los que ha perdido su escaño, advirtiendo de que esto podría provocar una fragmentación mayor en el bando pro democracia.
Aunque el peso parlamentario de estos jóvenes activistas les permitirá, por ejemplo, vetar cambios constitucionales, no es suficiente para provocar un cambio real. La mayoría de los escaños siguen en manos de los partidos pro China.