Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gasto en defensa y la lucha antiterrorista centran la cumbre de la OTAN con Trump de este jueves

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN discutirán el compromiso de aumentar el gasto en defensa pactado al 2% del PIB para 2024 y un mayor papel de la Alianza Atlántica en la lucha contra el Estado Islámico en su cumbre de este jueves, en la que se dará la bienvenida al presidente estadounidense, Donald Trump, y a su homólogo francés, Emmanuel Macron y que, inevitablemente, estará marcada por los atentados del lunes en Mánchester (Reino Unido).
Trump ha hecho de la lucha contra el Estado Islámico la primera prioridad de la política exterior estadounidense y llegó a calificar a la Alianza Atlántica de "obsoleta" por no hacer lo suficiente contra el terrorismo, aunque ya la anterior Administración de Barack Obama venía reclamando una mayor implicación de la OTAN en este terreno.
Se espera que los líderes aliados respalden en la cumbre que la OTAN se sume a la coalición internacional que encabeza Estados Unidos contra el Estado Islámico en Irak y Siria, aunque todavía falta por saber si habría financiación común para reforzar las actividades contra el terrorismo --algo que rechaza Francia por considerar que ya hace suficiente por su cuenta--, o contribuciones voluntarias, algo que rechaza la mayoría, han explicado fuentes aliadas y diplomáticas. Los aliados podrían optar por una solución de compromiso para considerar "fuentes de financiación adecuadas y sostenidas" y estudiar la financiación más adelante.
"Todavía estamos discutiendo si la OTAN debe convertirse en un miembro pleno de la coalición global", ha explicado en rueda de prensa para presentar la agenda de la cumbre el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, que ha admitido que "a muchos aliados les gustaría" porque "envía un mensaje fuerte y claro de unidad en la lucha contra el terrorismo" y permitiría "mejorar" la coordinación de los esfuerzos en la lucha antiterrorista yihadista.
"Creo que especialmente a la luz de los atentados terroristas en Manchester es importante enviamos este mensaje unido de que estamos juntos en la lucha contra el terrorismo", ha defendido, recordando el atentado "bárbaro" del lunes "dirigido deliberadamente contra niños, jóvenes y sus familias" que dejó 22 víctimas a la salida de una sala de conciertos.
LA OTAN ENTRARÁ EN LA COALICIÓN
Los aliados también darán luz verde a ampliar el apoyo a la coalición a través de un avión de alerta temprana AWACS de la OTAN en la zona --que realiza vuelos de vigilancia y recaba información desde el pasado octubre-- para que asuma también tareas de gestión del tráfico aéreo y mejorar la seguridad aérea, ha avanzado Stoltenberg, que ha celebrado asimismo el compromiso de varios aliados de aportar aviones de reabastecimiento en vuelo para apoyar a la coalición global.
La OTAN no asumirá en ningún caso el mando y control para aviones de combate ni para coordinar ataques aéreos contra el Estado Islámico, una línea roja para varios países, incluidos Alemania y Francia.
Stoltenberg ha vuelto a dejar claro que la OTAN no participará en operaciones de combate ni en Siria ni en Irak. "No ha habido ninguna petición para que la OTAN tenga un papel de combate", ha recalcado, insistiendo en que la Alianza se centrará en asumir "un mayor papel" en el entrenamiento de las fuerzas locales iraquíes para apoyar los esfuerzos de estabilización "cuando Mosul sea liberada". "Esto es en lo que está centrada la OTAN", ha insistido.
Los aliados esperan también acordar en la cumbre dar un mayor uso a los equipos móviles de la OTAN para entrenar a fuerzas especiales de países en la región, algo "aplicable a Irak" y aprovechar más el cuartel general de la Alianza de operaciones especiales en Shape, han explicado fuentes diplomáticas.
Stoltenberg ha avisado de que "la lucha antiterrorista es un fenómenos complejo" y "requiere una respuesta coordinada" de las autoridades policiales y judiciales, los servicios de inteligencia y también las fuerzas militares "en ocasiones". "Es importante que utilicemos todas las herramientas que podamos el máximo", ha explicado.
"También espero que tomemos decisiones sobre cómo podemos hacer todavía más en inteligencia mañana cuando nos reunamos con los líderes", ha avanzado Stoltenberg, que ha recordado que el intercambio de Inteligencia es "una actividad central de la OTAN" y de hecho se está aumentando a través de la nueva División de Inteligencia establecida en la Alianza.
"Confío en que todos los aliados son capaces de tratar inteligencia de forma correcta", ha subrayado Stoltenberg, preguntado por el impacto que ha tenido la relevación de inteligencia sensible por Trump a Rusia sobre la lucha contra el Estado Islámico que puso en riesgo una fuente israelí y la investigación abierta en Estados Unidos sobre influencia de Rusia en la campaña estadounidense. Esta investigación "de ninguna manera ha afectado el trabajo en la OTAN, la manera en que trabajamos juntos y la manera en que compartimos inteligencia", ha incidido.
También acordarán nombrar un coordinador en terrorismo y crear una célula de Inteligencia en la sede de la OTAN para "compartir mejor la inteligencia entre los aliados", han explicado fuentes aliadas.
PLANES DE DEFENSA PARA CUMPLIR EL 2%
Los líderes europeos también acordarán, a petición de la Administración estadounidense, elaborar planes nacionales de defensa, que deberán presentar a finales de año, para dar cuenta de cómo tienen pensado cumplir la meta pactada en la cumbre de Gales en 2014 de elevar el gasto en defensa al 2% del PIB en una década y destinar el 20% del presupuesto a investigación y desarrollo, pero también las capacidades requeridas acordadas en el proceso de planeamiento de la defensa de la OTAN y las contribuciones que harán los países a las operaciones de la Alianza.
"Decidiremos que los aliados compartirán e informarán de su progreso cada año", ha explicado Stoltenberg, que ha insistido en la necesidad de mantener el compromiso pactado en la cumbre de Gales.
España será el segundo país de la OTAN que menos porcentaje de su Producto Interior Bruto (PIB) destinará a gasto en defensa en 2016, el 0,90%, sólo por delante de Luxemburgo (0,42%), según cifras de la OTAN de marzo. La OTAN publicará cifras actualizadas en junio y estimaciones de gasto en 2017. Sólo Estados Unidos, Grecia, Reino Unido, Estonia y Polonia cumplen la meta del 2%.
La cumbre también estará marcada por la inauguración de la nueva sede de la OTAN, a escasos metros de la actual y antigua base aérea militar durante las dos Guerras Mundiales. "Una nueva casa para una Alianza moderna", ha resumido Stoltenberg.
Los líderes también inaugurarán en la nueva sede el segmento del Muro de Berlín "que representa la victoria de la libertad frente a la opresión" y un fragmento del World Trade Center en memoria de los atentados del 11-S y para recordar "la primera vez" que los aliados invocaron el artículo 5 de defensa colectiva.