Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vive durante 20 años en las alcantarillas para pagar la educación a sus tres hijos

Con el propósito de dar educación a sus tres hijos, un hombre de 53 años de edad y nacionalidad China, asediado por las deudas, se vio obligado a vivir durante dos décadas en las alcantarillas. La controvertida política del hijo único practicada en dicho país provoco su precaria situación.

Wang, de 53 años de edad, decidió mudarse del campo a la ciudad de Pekín para labrar el futuro de sus tres hijos mediante el lavado de coches.
Cuando acababa la jornada, volvía al que era su lugar de residencia, en la red de alcantarillado, donde sobrevivía con apenas varias mantas, termos y un saco para dormir, tal como informa el diario RT.
La elevada cuantía económica de las multas que se aplicaban en Pekín cuando una pareja tenía más de un hijo único, motivaron que terminara por arruinarse y tuviese que aprender a sobrevivir para mantener la familia que tiene a su cargo así como para poder darles educación.
En total, 20 años de sacrificio que parecen haber visto su recompensa cuando las autoridades de la zona se percataron de la situación y ofrecieron a Wang un alojamiento temporal después de sellar la alcantarilla en la que vivía.
Como él, numerosas personas en China, –país que recolecta cerca de 2.300 millones de euros a través de la recaudación de este tipo de multas–, se ven afectadas a menudo por esta situación.
El pasado mes de noviembre, el Gobierno de Pekín anunció que a partir de ahora las parejas podrán tener dos hijos si uno de los dos progenitores es hijo único.