Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sobrevive después de que la cuerda con la que hacía puenting se rompiera

Una australiana de 22 años cae desde una altura de 25 metros en las cataratas Victoria

Erin Langworth, una australiana de 22 años, ha sobrevivido de milagro. La joven estaba practicando puenting en las cataratas Victoria, en Zimbabue, cuando un percance casi acaba con su vida. En el momento del salto, la cuerda que la sujetaba se rompió con lo que cayó al vacío desde una altura de 25 metros a un río plagado de cocodrilos. Afortunadamente, la joven sólo sufre quemaduras por el impacto.
La cuerda que sujetaba a Erin se rompió justo en el momento en el que se tiró desde un puente a 25 metros de altura en las cataratas Victoria.
Lo que pudo haber sido fatal se quedó finalmente en un susto, ya que la joven milagrosamente salvó la vida.
Erin cayó al río plagado de cocodrilos pero las únicas heridas de las que se recupera son las quemaduras producidas por el impacto.
"Sumergí la cabeza en el agua y todo se volvió negro. Sentí como si me hubieran dado una bofetada", asegura la propia Erin.
Todavía con las piernas atadas logró alcanzar las rocas y esperó que la rescataran.
Ahora desde un hospital sudafricano muestra con una sonrisa las heridas y quemaduras del impacto de las que se recupera satisfactoriamente.
Mientras, la compañía responsable afirma que sus saltos son seguros.