Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué hace falta para poner fin a la crisis y al sufrimiento en Siria?

Un niño refugiado kurdoReuters

Los responsables de las principales agencias de la ONU han hecho un llamamiento a los líderes mundiales a que "dejen de lado sus diferencias" con el fin de acabar con la guerra civil en Siria, que se encamina ya a su quinto año.

"¿Qué hace falta para acabar la crisis y poner fin al sufrimiento en Siria?", preguntan la subsecretaria general de Asuntos Humanitarios, Valerie Amos; la representante especial sobre Violencia Sexual en Conflicto, Zainab Hawa Bangura; la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan; la directora ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PAM), Ertharin Cousin; el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres; el comisario general de la UNRWA, Pierre Krähenbühl; el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake; y la representante especial para Niños y Conflicto Armado, Leila Zerrougui.
"La horrible crisis en Siria está entrando en su quinto año" y lo hace provocando "un inadmisible coste humano", afirman los firmantes, que denuncian que es una "crisis y la comunidad internacional ha fracasado a la hora de detenerla".
En este sentido, subrayan que hay más de 200.000 muertos, más de 12,2 millones de personas necesitan asistencia dentro de Siria y otros 3,9 millones han buscado refugio en los países vecinos, mientras que niños y jóvenes "son objeto y están rodeados de violencia, desesperación y privación".
"Hemos expresado nuestro horror, nuestra ira, nuestra frustración mientras hemos sido testigos de como se desencadenaba la tragedia. Como líderes humanitarios, estamos comprometidos a seguir haciendo todo lo posible para ayudar a los atrapados en el medio de esta guerra, personas que son vulnerables, que no tienen ningún lugar donde ir", continúan.
Así las cosas, defienden la necesidad de que "los líderes mundiales dejen de lado sus diferencias y usen su influencia para provocar un cambio significativo en Siria". Asimismo, les piden que "presionen a las partes para acabar con los ataques indiscriminados contra civiles y garantizar el levantamiento de los asedios, en los que más de 212.000 personas están atrapadas durante meses sin comida".
También les piden que actúen para que sea posible "el reparto de suministros médicos y quirúrgicos vitales", además de para poner fin al "castigo colectivo a civiles cortando el suministro de agua y electricidad" y para "evitar el hundimiento completo del sistema educativo".
"El pueblo de Siria, y las personas de todo el mundo, quieren que el sufrimiento acabe. Nosotros preguntamos '¿qué hace falta para acabar esta crisis?' El futuro de una generación está en juego. La credibilidad de la comunidad internacional está en juego", concluyen.