Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Largas colas y confusión entre los jubilados griegos para cobrar sus pensiones

Miles de pensionistas acuden a los bancos para cobrar sus pensiones este miércoles aunque, para su sorpresa, aquellos que solo dispongan de cartillas podrán retirar un máximo de 120 euros hasta el domingo. Durante la jornada de hoy, casi un millar de oficinas bancarias en toda Grecia abren sus puertas tan solo para los pensionistas, en el tercer día de 'corralito' en todo el país.

Muchos de los jubilados no disponen de tarjeta de crédito o débito, por lo que los bancos han abierto hoy para entregarles efectivo. En este caso, el máximo que podrán retirar es de 120 euros para toda la semana en la que está en vigor el cierre bancario.
No obstante, quienes poseen tarjeta podrán retirar hasta 60 euros diarios en los cajeros automáticos, igual que el resto de la población, aunque aún queda algún despistado: "Creía que eso era cosa de un día", afirma a Europa Press frente a un banco Kostas, un jubilado que ha gastado 40 euros en el mercado y tiene para lo que queda del día los 20 euros restantes.
La mayoría de los jubilados desconoce las nuevas normativas impuestas por el Gobierno, pues todavía muchos siguen sin saber que los bancos permanecerán cerrados hasta la próxima semana.
Además, pocos conocían que el pago de las pensiones se realizará en dos días distintos, este miércoles y durante el viernes, y se hará por orden alfabético, según informó el Ministerio de Finanzas.
Los medios de comunicación han atacado duramente al Ejecutivo por su gestión respecto a este asunto. No obstante, cabe destacar que el problema es el desembolso de efectivo y no el propio pago de las pensiones.
"Mejor que salgamos de la Unión Europa si esto es lo que tenemos que recibir", coincidía un grupo de cuatro jubilados esta mañana en Atenas. Sin embargo, ellos siguen apoyando a su líder y primer ministro, Alexis Tsipras: "Él sabe lo que es mejor para los griegos y hará lo que haga falta para que así sea", afirmaban sin atisbo de duda.
Opiniones muy diversas se escuchan a las afueras de Atenas. Alejados del gentío y de las manifestaciones de estos últimos días en las calles de la capital, la situación en los pueblos se percibe de forma muy distinta.
"Creen que el Gobierno les ha defraudado, que les ha mentido. Llevan meses negociando el tema de las pensiones y ahora ven que no pueden cobrarlas", cuenta la nieta de Dora, en una parada de autobús. "Esto hará daño al partido", admite.