Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La confidente de Park pide perdón por causar confusión pero se niega a dar explicaciones

Choi Soon Sil, la confidente de la presidente surcoreana, Park Geun Hye, que está en el centro de un escándalo de corrupción ha pedido perdón a los surcoreanos por haber creado confusión pero se ha negado a dar explicaciones sobre su actuación cuando le han interrogado en la cárcel los miembros de la comisión parlamentaria que investiga el caso, según informa la agencia de noticias surcoreana Yonhap.
Los miembros de la comisión especial del Parlamento han visitado a Choi en el centro de detención de las afueras de Seúl en el que permanece detenida pero la confidente no ha querido declarar sobre su actuación ni responder a las acusaciones que pesan sobre ella.
En un principio, los parlamentarios tenían intención de que el interrogatorio fuera retransmitido pero, tras varias horas de discusión en los responsables de la prisión, han decidido realizarlo en privado.
Otros miembros de la comisión especial han visitado a los ex asesores presidenciales An Chong Bum y Jeong Ho Seong en otro centro penitenciario porque los dos se han negado a declarar en el Parlamento.
Choi y An están acusadas de obligar a varios grupos empresariales a destinar unos 77.400 millones de wons (61,7 millones de euros) a dos fundaciones que controlaba la confidente de Park. Jeong está acusado de haberle desvelado secretos gubernamentales a Choi.
Los tres acusados han mantenido que su declaración ante los parlamentarios podría llegar a afectar la investigación que están realizando de forma independiente los fiscales en el marco de un proceso judicial. No hay precedentes de que se haya obligado a testigos a declarar en una audiencia parlamentaria.
Durante las dos horas y media de interrogatorio este lunes, Choi ha negado las acusaciones en su contra, según han contado los parlamentarios. "Ella ha dicho que lamenta haber causado confusión en el país pero se ha negado a hablar específicamente sobre lo que hizo bien", ha contado el parlamentario Kim Han Jung, representante del opositor Partido Democrático y participante en el interrogatorio.
"Ella llevaba un uniforme de reclusa verde claro con una identificación amarilla con el número 628", ha señalado. "Parecía ojerosa pero no parecía tener problemas mentales graves", ha añadido el parlamentario opositor.
Según los diputados, Choi ha dicho que no puede recordar los detalles de los temas relacionados con acusaciones de corrupción que le han preguntado. Por su parte, Jeong ha admitido la mayoría de las acusaciones en su contra, mientras que An ha asegurado que solo seguía instrucciones de la presidenta, según ha contado el otro grupo de parlamentarios.
Lee Kyung Jae, el abogado de Choi, ha asegurado que el intento de los parlamentarios de interrogar a su cliente en prisión va en contra de la legislación y de la Constitución de Corea del Sur. "La comisión no tiene autoridad para interrogar a un testigo que no acude a una audiencia", ha afirmado. "Si quieren interrogar al demandado, deberían haber enviado una solicitud para que compareciera con al menos siete días de antelación, de acuerdo con la ley", ha asegurado.
Un responsable del Ministerio de Justicia ha afirmado que es posible interrogar a un testigo en prisión. La comisión especial de investigación ha celebrado hasta la fecha cinco sesiones, en las que ha hecho declarar a varios altos cargos de la Presidencia, magnates empresariales y otras personalidades relacionadas con el escándalo de corrupción protagonizado por Choi.
Durante el interrogatorio ante los fiscales especiales celebrado el sábado, Choi negó las acusaciones de que ella se hubiera llevado al extranjero cerca de 10 billones de wons (7.962 millones de euros) y aseguró que iba a donar todo el dinero recaudado al estado.
La prensa surcoreana ha informado de que Choi podría tener en Alemania escondidos unos 800.000 millones de wons (637 millones de euros) y más dinero en otros países europeos mediante empresas fantasma.
Choi ha asegurado este lunes que no tiene dinero en Alemania, según ha firmado el parlamentario opositor An Min Suk.