Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El conductor del camión en el que murieron diez inmigrantes en Texas podría ser condenado a muerte

El conductor del camión en el que fueron hallados decenas de inmigrantes al borde de la asfixia este domingo en San Antonio, Texas, ha sido acusado de delitos que podrían conllevar la pena capital o cadena perpetua, según el pliego de cargos, conocido este lunes. Ocho cadáveres fueron hallados en la caja del camión y dos inmigrantes más murieron posteriormente.
El conductor, James Bradley Jr., está acusado de un delito de tráfico de extranjeros con fines comerciales o de beneficio privado con resultado de muerte de diez personas. "Pena: máximo periodo de cárcel, pena de muerte o cadena perpetua", concluye el documento judicial.
El Departamento de Policía de San Antonio informó en un principio del hallazgo de los inmigrantes dentro del remolque de un camión estacionado en una tienda Walmart. De las 39 personas que viajaban dentro, 20 fueron encontradas en "estado crítico extremo" y 8 más con daños menores como golpes de calor o deshidratación.
Los supervivientes fueron trasladados de inmediato a hospitales para recibir atención médica urgente. Uno de ellos falleció el domingo y este lunes se ha confirmado la muerte de un décimo inmigrante debido a la grave deshidratación y la asfixia sufridas.
Al parecer, alguien alertó al gerente de Walmart de que los inmigrantes estaban encerrados dentro del remolque. "Le pidieron agua, volvió con agua, llamó a la Policía y llegamos a la escena y encontramos a ocho personas muertas en la parte trasera de ese remolque", relató el domingo el jefe de la Policía de San Antonio, William McManus.