Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mal tiempo complica la búsqueda del helicóptero militar desaparecido en Venezuela

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, ha indicado este martes que las tareas de búsqueda del helicóptero militar que desapareció el pasado 30 de diciembre con 13 personas a bordo continúan a pesar de que las condiciones meteorológicas son "completamente adversas".
En un contacto telefónico con la cadena estatal Venezolana de Televisión (VTV), Padrino ha explicado que el mal tiempo ha obligado a suspender la búsqueda aérea, pero que continúan las labores sobre el terreno y por vía fluvial.
"Esta mañana me informó el comandante de la región estratégica de Guayana, que está al frente de la operación de búsqueda, que despegaron pero tuvieron que volver a aterrizar porque las condiciones meteorológicas siguen completamente adversas", ha dicho.
Pero "continuamos con todo el ímpetu, con toda la fuerza, con todos los medios disponibles --fluviales y terrestres-- para que en corto plazo podamos tener noticias de la tripulación", ha subrayado, según informa la prensa venezolana.
Interrogado sobre el suceso, ha aclarado que la nave, un Mi-17 de fabricación rusa, no tenía "fallas técnicas" y que lo pilotaba personal "capacitado". "Ese mismo helicóptero (...) era el que me iba a trasladar hasta allá, pero no pudimos por las condiciones meteorológicas", ha revelado.
El titular de Defensa ha confiado en encontrar "a salvo" a las 13 personas que iban a bordo y a este respecto ha sugerido la posibilidad de que el helicóptero hiciera un aterrizaje de emergencia y la tripulación haya encontrado refugio en alguna comunidad indígena.
El aparato perdió el contacto con las autoridades venezolanas el pasado viernes cuando "iba a hacer los relevos correspondientes en todas las bases de seguridad territorial" a lo largo de la frontera", de acuerdo con Padrino.
Despegó del aeropuerto Cacique Aramare, ubicado en Puerto Ayacucho, en el estado amazonas, y se dirigía a La Esmeralda. A bordo viajaban 13 personas, ocho militares y cinco civiles, y llevaba 1.800 kilos de comida para las tropas fronterizas.