Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de un tercio de los bombardeos de Arabia Saudí en Yemen habrían sido contra objetivos civiles

Más de un tercio de los ataques aéreos que han llevado a cabo las fuerzas de Arabia Saudí en Yemen han sido contra instalaciones civiles, como mezquitas, escuelas, hospitales y mercados, de acuerdo con una investigación llevada a cabo por Yemen Data Project que ha publicado este viernes el diario británico 'The Guardian'.
Los datos recogidos por la investigación de Yemen Data Project, un grupo formado por académicos y activistas de Derechos Humanos, contrastan con los continuos alegatos de las autoridades saudíes, que defienden que están haciendo todo lo posible por proteger a la población civil del país.
Desde marzo de 2015 hasta finales de agosto de este año se han registrado más de 8.600 bombardeos por parte de la coalición. De todos estos ataques aéreos, alrededor de 3.580 han sido contra instalaciones militares y 3.150 contra edificios civiles.
Arabia Saudí, que participa en el conflicto yemení como parte de una coalición militar, ha puesto en duda la legitimidad de los datos presentados por la organización de activistas. El ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel bin Amed al Jubeir, ha declarado que las cifras "han sido ampliamente exageradas" y ha defendido la profesionalidad y la moralidad de las tropas de la coalición árabe.
"Los rebeldes huthis han convertido cientos de escuelas, hospitales y mezquitas en centros de control y almacenes militares. Ya no son objetivos civiles, son objetivos militares. Puede que fueran escuelas hace un año, pero ya no lo son", ha explicado Al Jubeir.
Arabia Saudí intervino en el conflicto yemení a finales de marzo de 2015, para apoyar al Gobierno de Yemen en su lucha contra los rebeldes huthis, que cuentan con el apoyo de Irán. Según datos de Naciones Unidas, durante los 18 meses que dura la guerra en el pequeño país árabe, han muerto más de 10.000 personas, de las cuales se estima que alrededor de 3.800 eran civiles.
Decenas de grupos de Derechos Humanos han condenado la terrible situación que viven los civiles en Yemen, donde son acosados tanto por los rebeldes huthis como por la coalición miliar que lidera Riad. Human Rights Watch señaló a principios de año que los yemeníes "están sufriendo graves violaciones contra los Derechos Humanos por ambos bandos".
ATAQUES REITERADOS
Yemen Data Project ha descubierto que muchos de los bombardeos que ha llevado a cabo la coalición militar no han ocurrido sólo una vez, sino que se han repetido en varias ocasiones. Por lo tanto, no es posible que las autoridades saudíes hayan atacado ese tipo de edificios por error, como han alegado en varias ocasiones.
En particular, los bombardeos se han concentrado en la capital yemení, Saná, y en sus alrededores. En la provincia de Dhubab, en la gobernación de Taiz, una escuela ha sido bombardeada hasta nueve veces en los últimos 10 meses. El mercado de la localidad de Sirwah, donde cientos de civiles acudían todos los días para conseguir comida, ha sido bombardeado hasta en 24 ocasiones diferentes.
A lo largo de la guerra, las fuerzas saudíes han bombardeado 942 áreas residenciales, 378 centros de transporte, 11 mercados, 147 escuelas y más de 30 mezquitas. A pesar de que el pasado mes de abril se anunció un alto al fuego, los ataques aéreos han continuado.
Los huthis y las fuerzas leales al Congreso General Popular (CGP) de Salé controlan casi toda la mitad superior del país, mientras que las tropas leales al presidente yemení, Abdo Rabbu Mansur Hadi, dominan el resto y cuentan con el apoyo de algunas tribus locales.