Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los restos de la bomba que usó Salman Abedi en Manchester

Salman Abedi era conocido por los servicios de inteligencia británicos, pero no le creían capaz de cometer una atrocidad como la del Manchester Arena. El joven de 22 años podría haber viajado a Siria y tendría vínculos probados con el Estado Islámico. Abadi también estuvo varias veces en Libia, el país de origen de su familia, donde está tomada esta foto de adolescente. Regresó de su última visita al país africano unos días antes de cometer el atentado suicida. Los que le conocían coinciden en que el chico introvertido de la pandilla, tan buen futbolista como regular estudiante, y esporádico consumidor de cannabis, había cambiado en los últimos tiempos. Sobre todo en sus creencias religiosas. El imán de esta mezquita recuerda que Salman le miró con cara de odio tras un sermón contra el yihadismo. La policía ya no oculta que el suicida formaba parte de una célula terrorista. Se cree que le proporcionaron la bomba que él detonó. Estas son imágenes de los restos del artefacto tras explotar. Pueden identificarse el detonador, la batería y la metralla utilizada para causar el mayor daño posible. Ya hay cinco detenidos en el Reino Unido relacionados con el atentado; entre ellos, el hermano mayor del autor de la masacre. Y en Libia han sido arrestados su padre y su hermano pequeño, que conocería todos los detalles del ataque.