Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos blancos detenidos por el asesinato de tres negros el viernes en Oklahoma

Dos hombres de raza blanca han sido detenidos a primera hora de este domingo por su presunta implicación en cuatro ataques con arma de fuego ocurridos el viernes en los que murieron tres negros y dos más resultaron heridos en lo que se teme pueda ser un nuevo crimen racista.

Los detenidos son Jake England, de 19 años, y Alvin Watts, de 32, arrestados en un domicilio de la ciudad de Tulsa sin oponer resistencia. "No estamos seguros de la relación que tienen, de si son amigos o familiares lejanos", ha explicado el capitán de la Policía Jonathan Brooks en declaraciones a la cadena CNN.
A England y Watts se les imputan tres cargos de asesinatos y dos cargos de disparos con la intención de matar, según la Policía. Los detectives han interrogado a los dos sospechosos en la mañana del domingo.
Unos 30 agentes de distintos organismos policiales --Policía de Tulsa, Oficina del Sheriff del Condado de Tulsa, U.S. Marshals y FBI-- han trabajado de forma intensiva en la investigación para localizar a los responsables desde el propio viernes.
"Ha habido mucho trabajo, mucha colaboración entre distintas agencias y mucha ayuda de la comunidad", ha señalado Brooks sobre las pistas que les han llevado a ellos.
Los ataques comenzaron en la madrugada del viernes. Los testigos presenciales habían descrito a dos blancos de unos 30 y 50 años, lo que encajaría con las características de los dos detenidos, que utilizaban una camioneta blanca. La Policía ha confirmado que se ha incautado de un vehículo que podría ser el empleado en los ataques. "Parece que lo habían abandonado", ha indicado Brooks.
Una primera víctima, Dannaer Fields, de 49 años, fue tiroteado a las 1.03 horas y falleció tras ser ingresado en un hospital. Tres minutos después otras dos personas fueron tiroteadas, una cerca del vehículo de los atacantes y otra cuando estaba más lejos. Ambos fueron ingresados en estado crítico, pero parece que sobrevivirán, según Brooks.
Sobre las 2.00 horas otra persona fue tiroteada y murió. Una tercera persona fue hallada muerta sobre las 8.00 cerca de una funeraria más cerca del centro de la ciudad, aunque la Policía cree que fue abatida mucho antes.
Este incidente ocurre en plena polémica por la muerte a tiros de un joven negro en Florida. Trayvon Martin, de 17 años, falleció por los disparos de un joven miembro blanco hispano de las "patrullas de barrio" de Sanford, en Florida, que alegó defensa propia. Las organizaciones de derechos civiles se han movilizado y denuncian los tintes racistas del hecho.