Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recuperan la caja negra del avión que se estrelló en Papúa

El ministro de Transportes de Indonesia, Julius Arivada Barata, ha anunciado este martes que los equipos de rescate han recuperado la caja negra del avión de Trigana Air Service siniestrado hace dos días en Papúa. "A las 1.40 horas (hora local), se ha localizado la caja negra del (vuelo de) Trigana Air", ha dicho.

El director de operaciones de la Agencia Nacional de Búsqueda y Rescate (BASARNAS), Heronimus Guru, ha apuntado que han sido recuperados los cuerpos de los 54 ocupantes del avión.
Las autoridades no se han pronunciado hasta el momento sobre las causas del accidente, si bien Guru ha apuntado que el terreno podría haber sido una de las causas. "Existe la posibilidad de que el avión golpeara un pico y cayera a un barranco, ya que el lugar en el que ha sido localizado es profundo", ha dicho.
El avión ATR 42-300 de Trigana Air Service desapareció el domingo de los radares y las autoridades locales han localizado sus restos en una zona montañosa. A bordo viajaban 49 pasajeros --entre ellos cinco niños-- y cinco tripulantes.
La aeronave había despegado del Aeropuerto Sentani de Jayapura --capital de Papúa-- y se dirigía hacia Oksibil, situada al sur en esa misma región. Según la base de datos de la Aviation Safety Network, se trata de un ATR 42-300, un modelo de doble hélice con 27 años de antigüedad.
Trigana Air Service figura en la lista de aerolíneas prohibidas de la Unión Europea desde el 2007 debido a preocupaciones de seguridad o de regulación. Ha tenido 14 incidentes serios desde que comenzó a operar en 1991, según Aviation Safety Network. Sin incluir el último accidente, ha declarado el siniestro total de diez aeronaves.
Indonesia tiene un récord de seguridad aeronáutica irregular y ha sufrido dos grandes accidentes de avión el año pasado, incluyendo el vuelo de AirAsia que cayó en el Mar de Java, suceso que costó la vida a las 162 personas que se encontraban a bordo.
El presidente indonesio, Joko Widodo, prometió en julio revisar la envejecida flota aérea después de que un avión de transporte militar se estrellara, dejando más de un centenar víctimas.