Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El avión caído en el Sinaí "desapareció de repente de los radares"

El Gobierno de Egipto ha asegurado que el piloto del avión ruso estrellado en el Sinaí no envió ninguna señal de emergencia antes de estrellarse y ha indicado que el vuelo 7K-9268 "desapareció de repente de los radares".

El ministro de Aviación Civil egipcio, Hossam Kamel, ha explicado durante una rueda de prensa en El Cairo que las comunicaciones entre el Airbus y la torre de control fueron completamente normales antes del siniestro, informa el periódico estatal 'Al Ahram'.
"La tripulación no envió ninguna alerta y el avión desapareció de repente de los radares", ha afirmado Kamel. Los equipos desplazados al lugar del impacto han localizado las dos cajas negras, claves para esclarecer lo ocurrido y descartar definitivamente la hipótesis del atentado.
La versión de Kamel, sin embargo, contradice la del jefe del equipo de investigación designado por el Gobierno de Egipto, Ayman el Mokadem, quien aseguró que el piloto notificó un fallo técnico a los controladores y pidió aterrizar en el aeropuerto más cercano.
Según El Mokadem, el avión podría haberse estrellado durante su intento por variar la dirección para dirigirse al aeropuerto de El Arish, en la parte norte del Sinaí.
Una milicia vinculada a Estado Islámico y activa en el Sinaí se a atribuido en un comunicado el supuesto derribo del avión de la compañía Kogalymavia, a bordo del cual viajaban 224 personas. El grupo incluso habría difundido un vídeo en Internet para acreditar este supuesto ataque.
Sin embargo, las autoridades no dan credibilidad a estas afirmaciones y varias voces del Gobierno de Egipto han descartado la hipótesis del atentado. El primer ministro, Sherif Ismail, que ha visitado la zona, ha indicado que la caída del avión no parece deberse a actividades "irregulares", según la agencia Reuters.